Vida

'Mis papás me daban pescado hasta en el tetero': Egan Bernal

'Mis papás me daban pescado hasta en el tetero': Egan Bernal

“Cuando era pequeño mis papás me daban pescado hasta en el tetero, y lo que les digo es literal”, contó el ciclista Egan Bernal a los niños y niñas que lo acompañaron en el conversatorio Alimentación, alma y mente.

 

Sara Mesa, médica de profesión y quien acompañó a Bernal, asegura que “los alimentos son los ladrillos que conforman el cuerpo; lo que nosotros comemos es lo que nuestro cuerpo termina siendo pero también nuestra mente. Un niño puede verse saludable pero puede no estar recibiendo los nutrientes para desarrollarse bien".

Entre anécdota y anécdota de su infancia, Bernal aprovechó para hacer un llamado a los padres para que sean rigurosos con la alimentación de sus hijos; “hoy me acuerdo de mi mamá y sus sopas; un día en la sopa todo era verde, yo empecé a comer, a separar lo verde, y me tomé solo el caldo; cuando ella llegó y vio las verduras a un lado me dijo -ahora frío le tocó comerse el resto-",

"Quiero mandarles un mensaje a los papás para que les insistan a sus hijos para que no se paren de la mesa hasta que se coman todo -dijo el ciclista campeón-. Yo no soy papá pero sería muy estricto con mis hijos para que se comieran todo. Y a los niños les digo que hay que hacerles caso a los papás porque es por el bien de uno”.

(Vea: 

A la charla organizada por Taeq, marca del Grupo Éxito, asistieron cerca de 200 personas. La directora de la Fundación Éxito Paula Escobar dijo: “En Colombia, se estima que más de medio millón de niños y niñas sufren de desnutrición crónica o retraso en talla, lo que indica que su cerebro no está creciendo bien. El 85% del desarrollo cerebral ocurre en los primeros mil días de vida, desde la gestación hasta los dos años; por eso una intervención oportuna es clave para lograr la recuperación de la talla que permita un crecimiento sano en lo físico, cognitivo y emocional”.

Bernal, campeón del Tour de Francia en el 2019 y del Giro de Italia en el 2021, confesó que en la cocina no tiene la misma suerte que tiene al pedalear, incluso aseguró que durante mucho tiempo comió pasta con atún y que es lo mejor le queda. Batidora en mano, el llamado “Cóndor de Zipaquirá” se encargó de ayudar a preparar pankakes de plátano, avena y huevos para todos. Si bien ayudó a cocinar, se sintió mejor a la hora de servir, y los niños y padres obviamente felices de ver que era Egan el que les estaba llevando el nutritivo desayuno.

Egan aprovechó esta jornada para hacer dos llamados: el primero para que en los hogares no se desperdicien alimentos, y el segundo para que todos los colombianos pensemos en esos niños y niñas que muchas veces no tienen para comer equilibradamente: “hay que cuidarlos en todo el sentido y eso es nutrir el cuerpo y el alma. La nutrición es la base para que crezcan bien. Los que tengan la oportunidad de ayudar por favor ayuden a todos los pequeños necesitados; de gótica en gótica se llena un vaso; tengamos en cuenta que los niños y niñas son el presente y el futuro de nuestro país”, mencionó Egan antes de sentarse a comer con los niños para finalizar así el conversatorio ‘Alimentación, alma y mente’.