Vida

Los 'snacks' ya no son los malos del paseo

Los 'snacks' ya no son los malos del paseo

Las tendencias que vienen con mayor fuerza son los snacks densos en nutrientes, veganos (que imitan carne y queso), innovación en los sabores por medio de la inspiración en la culinaria global y marcas de aperitivos impulsadas por valores éticos y sustentables que reflejan las creencias de sus consumidores”, dice Blanca Hernández, experta de WGSN, autoridad en pronóstico de tendencias.

Con las medidas de confinamiento, el snacking cobró protagonismo. “El encierro y las altas demandas que se dieron a raíz de lo vivido con el covid pusieron a prueba nuestra hambre y saciedad”, dice la nutricionista dietista Romina Sánchez. “Los procesos de ansiedad, el miedo y la fobia paralizan a la gente, estimulando los altos picos de cortisol. Ante momentos de estrés y miedo, tenemos tres opciones: corremos/huimos, peleamos o comemos”, asegura la autora del libro Nutrición con sentido.Si bien el consumo de algún alimento entre las comidas era habitual en la oficina –según la Asociación Americana de Dietética, más del 60 por ciento de la población practicaba el snacking en su puesto de trabajo–, estos momentos son el nuevo ritual familiar.

En el estudio ‘State of snacking’ –realizado en octubre de 2020 por Mondelez International y la empresa especialista en encuestas The Harris Poll–, más de la mitad de los encuestados sostuvieron que los pasabocas han sido salvavidas durante la pandemia (52 %), especialmente para padres que trabajan desde casa (69 %), pues prepararlos con los niños es la nueva experiencia. Según el mismo estudio, 77 por ciento de los adultos establecieron vínculos personales a través de la comida, sobretodo mediante la preparación en familia.

Tal ha sido el éxito de esta movida que compañías colombianas enfocadas en este segmento, como Del Alba, incrementaron sus ventas en 41 por ciento durante 2020, siendo las mezclas de frutos secos las de mayor demanda (crecieron 84 %), seguidas por las almendras (61 %) y las de pistachos (43 %).

snacks

Es clave consumir frutos secos cada día en pequeñas cantidades (20 a 25 gramos). Tienen calorías y mucha grasa cardiosaludable.

Consciente y pleno

Los snacks deben guardarse para cuando realmente tenga hambre o necesite alimentarse para el entrenamiento, no porque tenga un mal día; ese es el territorio peligroso donde es probable que elija opciones poco saludables o coma de más”, dice la nutricionista Daniela Ovallos quien enumera otras finalidades: “Satisfacer un capricho, cubrir una necesidad (nervios, ansiedad), socializar o simplemente matar el antojo. El problema surge cuando comemos de más, y especialmente alimentos ultraprocesados y altos en calorías”.
Para Sánchez, entre los consumidores hay “quienes comen snacks de buena calidad nutricional en más del 90 por ciento de las ocasiones, quienes hacen exactamente lo contrario y los que combinan ambas calidades. Así que, dependiendo de la frecuencia, la cantidad y el perfil de lo que cada persona consuma, los pasabocas pueden tener un efecto poco saludable en la dieta y contribuir a excesos en grasas saturadas, azúcares o sodio; o, por el contrario, ser fuente de nutrientes en la alimentación y convertirse en un aliado”, concluye la experta.

Los snacks deben guardarse para cuando realmente tenga hambre o necesite alimentarse para el entrenamiento, no porque tenga un mal día

Claves para comer bien

Una de las autoridades del ‘snackeo consciente’ es la psicóloga especialista en el tratamiento de trastornos de la conducta alimenticia Susan Albers. A través de sus best sellers, ha descrito las mejores formas de pasar del picoteo desmedido a la conciencia plena del snack.
1.Divida en porciones el refrigerio. Sírvalo en un plato o un bol. Así evitará comer de más.

2.Minimice las distracciones. Para Albers: “Cuando coma, solo coma”. Aleje el celular e inclusive apague el televisor.

3.Enfóquese en el aroma y el sabor. Oler el alimento elegido intensificará su sabor.

4.Ponga atención a la textura. Pregúntese qué quiere: ¿algo crocante o suave? Mientras come, identifique los cambios que va teniendo el alimento en su boca.

5.Mastique minuciosamente. Al introducir el alimento, hágalo con la intención de masticarlo lentamente.

6.Termine cada bocado. Dele una mordida a su snack cuando su boca ya esté vacía.

Consejos saludables

Lo saludable es no sucumbir ante el antojo y tener mayor conciencia por consumir alimentos lo menos procesados posibles. Bien llevado, el ‘snackeo’ “ayuda a controlar el apetito, aleja a la persona de alimentos ultraprocesados, mantiene los niveles de energía y la concentración, ayuda a prepararse y recuperarse del ejercicio y aumenta la ingesta de nutrientes”, dice Ovallos, y da claves:

1.Cantidad. Que sea natural o saludable no implica que sea de consumo libre. Es clave manejar las porciones adecuadas.

2.Frecuencia. La cantidad de pasabocas varía según su nivel de actividad. Si es muy activo, es posible que prefiera de 2 a 3 por día, mientras que una persona más sedentaria puede hacerlo mejor con uno solo.

3. Portabilidad. Lleve snacks cuando salga de casa o de viaje en caso de que sienta hambre.

4.Evite los snacks procesados con alto contenido de azúcar ya que pueden darle energía al instante, pero probablemente sienta más hambre una o dos horas después, y su exceso causa sobrepeso.

PILAR BOLÍVAR