Vida

La poesía le alza Las Palmas a Octavio Escobar

La poesía le alza Las Palmas a Octavio Escobar

LISET ESPINOZA
MANIZALES

Octavio Escobar estaba en su casa en Manizales, sentado sobre su cama observando el torneo de Roland Garros, cuando fue notificado vía correo electrónico de que su poemario Manual de hipocondría obtuvo el Premio de Poesía Ciudad de Las Palmas, de Gran Canaria (España).
Quienes lo han leído están acostumbrados a que su escritura sea más narrativa que poética y en esta edición 24 sorprendió al jurado, con los 32 poemas que componen su obra, y al lector quien descubrió que a la hora de escribir, Octavio sabe cómo hacer la jugada.  
"La evaluación me tiene contento. Primero porque los comentarios del jurado son muy buenos, sus expresiones son las que uno como autor quisiera oír cuando le puso cariño a un texto. Segundo porque la participación en este concurso, que tiene tradición en la lírica española, fue altísimo, estamos hablando de 740 obras, y salir uno ganador es un indicativo de que se hizo un buen trabajo", dijo.
Agregó que a pesar de que se está escribiendo desde América Latina, "no se está escribiendo en España, se está utilizando un lenguaje que es universal y que captan perfectamente en otras latitudes, eso me gusta porque hay escritores que van adoptando un supuesto español estándar que en últimas nadie sabe de dónde es", expresó.

Enfermedad y muerte
Algunos poemas son largos y quienes han seguido la trayectoria literaria de Octavio tendrán que esperar a ver la obra en físico, pues el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria es  el encargado de hacer la publicación, a través de Ediciones La Palma.
Para concursar Octavio mandó una copia en PDF de su libro Manual de hipocondría y el 703 fue el número que diferenció su obra de las demás participantes.
"El año pasado cuando empezó el confinamiento, las cuarentenas, cuando nos enteramos de que existía este virus y que se desacerbaron los temores y la gente empezó a tener una consciencia mayor de la enfermedad y la muerte, se me ocurrieron unas ideas alrededor de esos temores y por pura casualidad el libro terminó titulándose Manual de hipocondría", comentó.
Según él, en algunos poemas hay personas que se podrían catalogar como hipocondríacas, pero "en general, estoy hablando del sentimiento que persiste en todos nosotros, todavía estamos en una circunstancia en la que uno sale a la calle y se cruza con un buen número de personas y teme y toma precauciones".

Español
Recordó que en el 2016 publicó un libro poesía denominado Historias clínicas enfocado en la experiencia de ser médico y paciente, y con el que ganó un premio nacional. Asimismo, mencionó el premio de Novela Ciudad de Barbastro (España) que obtuvo en el 2014 porque "presenté en ese momento una novela que cuenta un suceso muy colombiano y manizaleño así que la posibilidad de que un idioma con tantas variantes como el español le permita a un escritor mostrar su idiosincrasia y al mismo tiempo ser universal, me gusta", anotó.
Sobre Manual de hipocondría, según el acta firmada por David Cabrera, Blanca Hernández, Leandro Pito, Carmen Márquez y Rubén Benítez, "Escobar ha merecido por unanimidad el premio por tratarse de un poemario coherente, brillantemente estructurado y con gran hondura conceptual. El punto de vista de la voz poética destaca como una de sus principales virtudes. Incide en una actitud, a la vez irónica y trágica de la enfermedad, y se vale de ella como vehículo del lenguaje poético".

Algunas obras

El color del agua (1993), Las láminas más difíciles del álbum (1995, Premio Confamiliar del Atlántico de literatura juvenil), La posada del almirante Benhbow (1997), De música ligera (1998, Premio Nacional de Literatura del Ministerio de Cultura) y Hotel en Shangri-Lá (2004, Premio Nacional de Literatura de la Universidad de Antioquia). El último diario de Tony Flowers (1995), Saide (1995, Premio Crónica Negra Colombiana, traducida a italiano y alemán), El álbum de Mónica Pont (2004, ganadora de la IX Bienal Nacional de Novela José Eustasio Rivera), 1851. Folletín de cabo roto (2007, Beca de Creación del Ministerio de Cultura), Destinos intermedios (2010), Cielo parcialmente nublado (2013), Después y antes de Dios (2014, XLV Premio Internacional de Novela Corta “Ciudad de Barbastro” y Premio Nacional de Novela del Ministerio de Cultura, 2016, traducida al francés), El mapa de Sara (2016) y Mar de leva (2018).