Vida

Antojados de más teatro de calle tras las últimas funciones del FITM

Antojados de más teatro de calle tras las últimas funciones del FITM

LISET ESPINOZA

MANIZALES

La Torre de El Cable, el Parque Ernesto Gutiérrez y la Media Torta de Chipre fueron los escenarios en donde el teatro de calle se concentró ayer para despedirse del público manizaleño y de la edición 53 del Festival Internacional de Teatro de Manizales (FITM).

A las 11:00 de la mañana comenzó la función con el grupo Les Goulus, de Francia, que con sus ocurrencias han hecho reír al espectador en ediciones pasadas. En esta oportunidad el entretenimiento llegó con Tchernocirkus, una obra en la que cuatro personajes graciosos y extraños, pues aunque hablaban también relinchaban y contaban con orejas y colas de caballos, sumergieron al público, ubicado en la Torre de El Cable, en otro universo en el que la energía nuclear tenía todo que ver.

El gato con botas, un cuento más

Obra El gato con botas, un cuento más

En la tarde el turno fue para Colombia con un grupo local (Corporación Resonante) que entretuvo con su obra El gato con botas, un cuento más a quienes se dieron cita en el Parque Ernesto Gutiérrez. Los actores hicieron uso de un esquema que denominaron plataforma, el cual consistía en no salirse de un rectángulo para ir narrando la historia en la que contaron con algunos objetos para hacer un paralelo entre el cuento y los políticos con el fin de que público se cuestionara sobre ellos.

Dato

En la Media Torta de Chipre también se presentó la compañía de Manizales Pin pun pan Laboratorio Escuela con la obra No hay idea mala.