Vida

A la hora de viajar, no todas las vacunas son iguales

A la hora de viajar, no todas las vacunas son iguales

Con la reanudación de los viajes globales en el horizonte, se hace evidente que el tipo de vacuna contra el covid-19 que se haya recibido podría determinar a dónde pueden viajar las personas.

 

La Unión Europea planea permitir durante el verano la entrada de estadounidenses inoculados con vacunas aprobadas por su agencia reguladora, señaló la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una entrevista con el New York Times.

Esto significa que las personas inmunizadas con vacunas de fabricantes chinos, como Sinovac Biotech Ltd. y Sinopharm Group Co. Ltd., probablemente no tendrán permitida la entrada en el futuro previsible, con serias consecuencias para la actividad empresarial global y el resurgimiento del turismo internacional.

A medida que avanzan las campanas de vacunación en todo el mundo, las aprobaciones de reguladores de diversos países y regiones sientan las bases para una bifurcacion global, donde la vacuna que se haya recibido podría determinar a qué países las personas pueden entrar y trabajar.

Para los ciudadanos chinos que viajan al exterior con regularidad y los occidentales que desean buscar oportunidades de negocio en la segunda mayor economía del mundo, surge un dilema sobre qué vacuna escoger.



Hasta ahora, China solo reconoce vacunas de fabricación china, y sus vacunas aún no están aprobadas en Estados Unidos o Europa occidental.

Marie Cheung, ciudadana de Hong Kong, viaja a China continental regularmente por su trabajo con una compañía de vehículos eléctricos, una rutina que ha sido interrumpida por largas cuarentenas desde que comenzó la pandemia.

De las dos opciones de vacunas disponibles en la ciudad, una de Sinovac y otra desarrollada por Pfizer Inc. y BioNTech SE, Cheung planea optar por la de Sinovac para facilitar su entrada y salida de China continental.

No obstante, su esposo británico optará por la vacuna de Pfizer-BioNTech para aumentar sus posibilidades de visitar a su familia en el Reino Unido.

"Para las personas que necesitan trabajar o regresar a China continental, la vacuna china es su única opción", dijo Cheung. "Los occidentales elegirán la vacuna reconocida por su país de origen".

China no es el único lugar que restringe el acceso a las personas con ciertas vacunas. Islandia omite las vacunas de China y Rusia de la lista de las inmunizaciones aprobadas para la entrada.

Para millones de personas alrededor del mundo, que no pueden elegir qué vacuna recibir, el riesgo de que más lugares se vuelvan selectivos sobre las vacunas que reconocen, especialmente dadas las diferentes tasas de eficacia, crea la posibilidad de que las personas enfrenten limitaciones para viajar, así estén inmunizadas.

Esto tiene consecuencias para la actividad comercial internacional y la industria del turismo. "Una división global de las personas con base en la adopción de vacunas solo exacerbará y continuará los efectos económicos y políticos de la pandemia", dijo Nicholas Thomas, profesor asociado de seguridad sanitaria en la Universidad de la Ciudad de Hong Kong. "Habrá el riesgo de que el mundo se divida en silos de vacunas con base en el nacionalismo de vacunas en lugar de la necesidad médica".

(

China no es el único lugar que restringe el acceso a las personas con ciertas vacunas.
Islandia omite las vacunas de China y Rusia de la lista de las inmunizaciones aprobadas para la entrada.

La cuestión del reconocimiento de vacunas es clave para los países que dependen del turismo, ya que la industria global de viajes, que moviliza 9 billones de dólares, está efectivamente paralizada desde el inicio de la pandemia.

El enfoque de China sobre este tema puede afectar su toma de decisiones, ya que los turistas chinos han figurado entre los mayores grupos de visitantes a puntos turísticos del sudeste asiático, Australia, Nueva Zelanda y capitales más lejanas, como París, antes de la pandemia.

BLOOMBERG