Tecnología

'En economías colaborativas no conoces a quienes trabajan contigo'

'En economías colaborativas no conoces a quienes trabajan contigo'

Hace ocho meses comenzó la operación de Jokr, una app de domicilios enfocada principalmente en productos de supermercado. La semana pasada confirmaron el cierre de una nueva ronda de inversión, de 260 millones de dólares, que les otorga el estatus de unicornio tras lograr una valoración de 1.200 millones de dólares.

Nacieron hace apenas un año en un contexto en el que, piensa su cofundador y presidente ejecutivo para Latinoamérica, Germán Peralta, no había un jugador clave en la venta en línea de supermercados.

)

“En Latinoamérica, la penetración de venta en línea de supermercado es bajísima (menos del 3 por ciento). No hay un jugador clave que lo esté haciendo bien. Entonces decidimos lanzar Jokr”.

La propuesta de valor de Jokr es sencilla: entregar pedidos en menos de 15 minutos. “Somos un supermercado. Nuestro inventario es propio. No mandamos a nadie a ningún lado a comprar alguna cosa. Y somos convenientemente rápidos”.

Ahora bien, detrás de Jokr hay ciertas dinámicas interesantes y no muy frecuentes dentro del mundo de las aplicaciones de domicilios.

Por ejemplo, los vehículos eléctricos que utilizan todos sus repartidores, que además están contratados formalmente por la empresa y reciben todas las prestaciones de ley: pensión, cesantías, EPS y vacaciones.

Hoy operan en Bogotá, Medellín, Barranquilla y Bucaramanga, y esperan llegar a más ciudades pronto. Peralta habló con sobre Jokr, su modelo de contratación, su propuesta y el futuro de la industria y la compañía.

Entre todo lo que resalta de su proceso en Colombia, dijo que “en este negocio lo más crítico es tener los productos que el usuario quiere consumir. Entonces es un proceso de desarrollar la red de proveedores”.

Y agrega que en Colombia no ha sido un proceso sencillo, pero sí ha sido mucho más fácil si se compara con el resto de países en la región porque las marcas están con ganas de colaborar con un jugador nuevo de e-commerce.

)

Yo con esto soy frontal. Nosotros le estamos diciendo a la gente que tiene que presentarse a una hora específica y que tiene que cumplir un horario específico. Eso es subordinación. Claro, el abogado que te consigas para que te pinte la zona gris lo puede lograr. Pero eso es hacer trampa y es éticamente cuestionable.

Yo he visto personas que tienen accidentes y que tienen que recurrir a una atención médica bastante pobre. Además, están un mes incapacitados y cada uno tiene personas o una familia que depende de ellos. Entonces, hay una razón por la que existe seguridad social.

Son empleados. Esto, además, nos permite entrenarlos. La realidad es que es gente a la que necesitas darle procesos de capacitación porque yo estoy mandando a alguien a tu casa.

Para nosotros lo primero es que el usuario que pida tenga una buena experiencia y vuelva

Para nosotros lo primero es que el usuario que pida tenga una buena experiencia y vuelva. Entonces como yo estoy mandando a alguien a la puerta de tu casa, lo mínimo es que pueda explicarle cómo tiene que desinfectar la bolsa, entregar el paquete, saludar, presentarse y nos representa a nosotros como compañía. Todos van uniformados, utilizan el vehículo eléctrico que les proporcionamos nosotros.

Esto nos permite ser una empresa enfocada al largo plazo. Tenemos supervisores de bodega que antes eran repartidores. Supervisores que ahora son parte del equipo administrativo. Porque son personas que crecieron con nosotros. Cuando tienes economía colaborativa ni siquiera conoces a las personas que trabajan contigo.

Tenemos un poco más de 500. Son unas motos eléctricas de varias marcas que están ‘brandeadas’ con el logotipo de la compañía. Funcionan bien a una velocidad media de 50 kilómetros por hora.

(Lea además: )

Lo que hemos visto en otros países más desarrollados es que el usuario tiene necesidades que tienen cortes de tiempo: 15 minutos, media hora y más de tres horas. Lo que el usuario considera conveniente es esa unidad de 15 minutos.
Y el usuario se va a acostumbrar a eso. No solamente a recibir productos de supermercado en minutos sino literalmente cualquier producto.

Vamos a expandirnos. Hoy en día somos un poquito más de supermercado. Vendemos cargadores, juguetes para perro, extensiones y cables, productos de oficina. Que no son típicos de supermercado, pero se venden muy bien.

Poco a poco iremos viendo qué otras categorías podemos seguir incluyendo según lo que el usuario quiera comprar.

Todavía no. Pero sí estamos pensando en una marca propia.

TECNÓSFERA