Política

Minsalud fija protocolos para reactivar las revocatorias de mandato

Minsalud fija protocolos para reactivar las revocatorias de mandato

La pandemia y las difíciles condiciones sanitarias para la recolección de firmas han sido uno de los principales obstáculos que han tenido que enfrentar las peticiones de revocatoria de mandato de alcaldes y gobernadores, entre ellos Claudia López, alcaldesa de Bogotá, y Daniel Quintero, por Medellín, las cuales, por el momento, siguen congeladas.

 )

Estos procesos fueron suspendidos desde enero pasado hasta obtener un pronunciamiento del Ministerio de Salud sobre los protocolos de bioseguridad para estos mecanismos. Esta es una de las razones para que las casi 70 peticiones de revocatorias de alcaldes se hubieran frenado, ya que uno de sus requisitos –la recolección de firmas– no se puede desarrollar hasta que las autoridades sanitarias fijen la manera de hacerlo y de proteger a la ciudadanía.

No obstante, luego de dos meses de analizar el tema, el Ministerio de Salud envió una comunicación en la que establece los protocolos de bioseguridad que se deben mantener para llevar a cabo la recolección de firmas.

De esta manera, se establece que ese proceso se puede llevar a cabo siempre y cuando se cumplan las reglas de bioseguridad ya definidas para frenar los contagios por el covid-19: lavado y desinfección de manos, distanciamiento físico, espacios con adecuada ventilación y el uso de tapabocas de forma obligatoria.

(Le recomendamos: )

“Las disposiciones mencionadas deben ser adoptadas por los diferentes comités que promueven los procesos de revocatorias y recolección de firmas para la inscripción de candidaturas, los cuales a su vez son los responsables de la aplicación de las medidas contenidas en el protocolo de bioseguridad para el manejo y control de riesgo del covid-19”, establece la comunicación firmada por el ministro de Salud, Fernando Ruiz.

La cartera de Salud manifiesta que las secretarías de Salud de cada ciudad y municipio son las que deben velar por el cumplimiento de los protocolos mencionados anteriormente.

La entidad aclara, finalmente, en su comunicación que para los procesos de recolección de firmas se deben respetar las medidas restrictivas que se impongan en cada municipio para evitar la propagación del covid-19, como toques de queda, pico y cédula y confinamientos.

(Le recomendamos: )

Poco aire

A pesar de que, con este aval del Ministerio de Salud, la Registraduría podría reactivar estos procesos en los próximos días, la realidad es que las revocatorias en este momento tienen poco aire, especialmente en las grandes ciudades. De hecho, el lunes pasado el comité promotor de la revocatoria de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, retiró su petición argumentando que ya no había los tiempos necesarios para lograrla.

Hay que tener en cuenta que en este año está comenzando la campaña electoral del 2022 y que el sector político se meterá de lleno en los comicios congresionales y presidenciales, lo que, para algunos observadores, le restará espacio político a las revocatorias de mandato.

(De interés: )

Adicionalmente, aún no se sabe cómo vaya a ser el comportamiento de la pandemia en los próximos meses, por lo que quienes lideran estos procesos podrían encontrarse con nuevas restricciones a la hora de recoger las firmas, por las medidas que ha venido tomando cada municipio.

Se estima que para llevar a cabo las iniciativas de revocatoria de mandato inscritas a la fecha, se deben solicitar al Ministerio de Hacienda y Crédito Público cerca de 200.000 millones de pesos.

El alto costo de estos mecanismos también ha generado críticas. Si bien la revocatoria del mandato es un derecho consagrado en la Constitución de 1991, más allá de las razones de peso que tengan sus promotores, sobre el tapete quedó planteada la conveniencia de estos procesos justo cuando el país enfrenta una gran crisis económica por causa de una pandemia que parece no ceder.

(Además: )

Una mirada en retrospectiva a la revocatoria del mandato muestra que a esa figura de participación ciudadana no le ha ido bien. Desde 1991, cuando se introdujo en la Constitución, y hasta el año 2017 se presentaron 166 intentos de revocatoria contra alcaldes, uno de estos fue contra un gobernador, pero según la Registraduría Nacional del Estado Civil, a día de hoy solo han llegado a elecciones 69 votaciones de estas iniciativas. Y solo una, realizada en el 2018, prosperó.

Sin embargo, quienes defienden estos procesos argumentan que, más allá de los nombres de los alcaldes que podrían ser revocados, se debe proteger esta figura, pues es una poderosa herramienta ciudadana para hacer control a los mandatarios.