Política

Gobierno ha invertido $ 11 billones en los Pdet ¿por qué son importantes?

Gobierno ha invertido $ 11 billones en los Pdet ¿por qué son importantes?

“Si hay inversión en el campo, la guerra se acaba casi en su totalidad. El sur del Tolima lleva sufriendo la violencia por más de 50 años pero gracias al proceso y a los Pdet hoy podemos despojar la guerra de estos territorios”. Las palabras son de Marcos Gutiérrez, líder de víctimas del grupo Motor de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (Pdet) de los cuatro municipios del sur del Tolima.

En el marco del día Pdet –realizado el 18 de noviembre a propósito de los cinco años del acuerdo de paz–, Marcos destaca cómo la agricultura es “la mayor herramienta contra la guerra” y cómo este instrumento de planificación y gestión ha ayudado a la construcción de paz en Ataco, uno de los 170 municipios que hacen parte de los Pdet.

Se trata del 36 por ciento de todo el territorio nacional –24 por ciento de la población rural–, elegido por tratarse de las zonas más afectadas por la violencia, la pobreza, la ausencia estatal y los cultivos ilícitos. Juan Carlos Zambrano, director de la Agencia de Renovación del Territorio (ART), le dijo a que para los Pdet se ha hecho una inversión de 11,4 billones de pesos, una cifra que representa el 88 por ciento del costo de la primera línea de Metro en Bogotá.

Esta cifra se ha destinado a 3.125 proyectos, entre los cuales se encuentran obras, infraestructura vial, dotación de centros de salud, optimización de acueductos, proyectos de generación de energía eléctrica –como paneles solares para viviendas vulnerables–, entre otros.

Inversión Pdet

Gráfico de cómo se han invertido los 11 billones de inversión en los Pdet.

“Más que una apuesta por la ruralidad, son un asunto estratégico para Colombia, que involucra temas de equidad, seguridad nacional y justicia ambiental”, indicó Zambrano.

Para Emilio Archila, alto consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación, estos programas son fundamentales para cambiarles la vida a los 6,6 millones de colombianos que viven en estos municipios, en donde se identificaron 33.000 necesidades para su desarrollo.

“La diferencia entre las zonas urbanas como Bogotá y esas comunidades es criminal y aterradora: allí solo una de cada diez familias tiene agua. Por otro lado, allí está la mitad de los parques naturales de Colombia, por lo que el terreno de esas zonas no se puede utilizar para proyectos productivos. Y finalmente, son regiones muy dispersas y alejadas del Estado, en donde han surgido todas las violencias. Queremos que allá se arreglen las cosas para que no haya violencia que nos afecte a todos los colombianos”, indicó.

Para poder ‘construir sobre lo construido’ se ha trazado una hoja de ruta de 15 años con la que, según explicó Archila, “permite ver, con corte de mediano y largo plazo, cómo serán esos territorios en los próximos años y cuáles son los proyectos dinamizadores a los que debemos apuntarle”, con ayuda de los gobernadores y 170 alcaldes.

( .

“Los Pdet son de todos”, es una frase que se repite constantemente en los territorios. En el sur del Tolima, por ejemplo, en donde se han invertido 146.163 millones de pesos para la ejecución de 62 obras Pdet, la comunidad resalta algunos de los proyectos que, según ellos, les han cambiado la vida.

Entre estos se encuentra la Escuela Construyendo Futuro –la cual nace en Asopep (Asociación de Productores Ecológicos de Planadas)–, la cual ha formado a más de 200 jóvenes en el tema de catación y barismo de café y cacao –los principales productos que se producen en el sur del Tolima–.

La agricultura es la mayor herramienta contra la guerra

“Los jóvenes rurales de estos territorios que han tenido que sobrellevar la violencia, logran construir un proyecto de vida y descubrir muchas potencialidades que están relacionadas con los principales renglones económicos de la región”, dijo a Gabriel Ávila, vocero de la Escuela.

“Los Pdet nos agarraron como carros viejos, de taller en taller. Los que supimos valorar eso, hemos sabido despertar y ya no estamos en las cenizas del fogón. Ahora podemos ser libres para que todas nuestras comunidades salgan adelante”, dijo Rosmira Luna, mayora de la comunidad Pijao y delegada del grupo Motor, encargado de hacer veeduría de la implementación de los Pdet.

(Siga leyendo: 

LAURA CAMILA VARGAS
Redactora de Política