Política

Así se concretó plan para extraditar a jefes del Eln por narcotráfico

Así se concretó plan para extraditar a jefes del Eln por narcotráfico

Apenas unas horas después de que la Corte Suprema dio concepto positivo para la extradición a Estados Unidos del señalado guerrillero del José Gabriel Álvarez Ortiz, el Gobierno Nacional firmó la orden para entregarlo a agentes de la DEA y se declaró en espera de hacer lo mismo con al menos otras 10 personas vinculadas con el tráfico de droga.

(Lea: ).

Álvarez Ortiz, capturado en septiembre del año pasado, no solo está a punto de convertirse en el primer señalado guerrillero del Eln enviado a responder en cortes de Estados Unidos, sino que es el primer peldaño de una sofisticada estrategia que busca judicializar a los máximos jefes de esa organización ilegal.

estableció con fuentes de alto nivel que la alianza entre Colombia y Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo que puso en el radar a los jefes del Eln se concretó el 8 de agosto del 2019 en Bogotá.

(Vea: ).

Para esa fecha, la Consejería Presidencial para la Seguridad Nacional organizó la visita de una delegación compuesta por medio centenar de fiscales y funcionarios del Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Esos fiscales tuvieron reuniones con el presidente Iván Duque, los ministerios de Justicia y Defensa, la Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf), el Comando General de las Fuerzas Militares, la Dirección General de la Policía y la cúpula de la inteligencia del país. De allí salió la ruta para poner a la guerrilla al mismo nivel de los carteles de la droga, y aunque los integrantes del Comando Central (Coce) han negado sus vínculos con esas actividades, ya están documentados varios negocios de droga en los que habrían participado integrantes de la organización.

Es así como se acordó un intercambio de información entre las agencias de inteligencia y la Fiscalía General en la identificación de desmovilizados del Eln que pudieran servir como testigos ante las cortes de los Estados Unidos.

(Le recomendamos: ).

Paralelo a lo anterior se creó un grupo especial de persecución contra integrantes de los frentes Suroccidental y Nororiental del Eln, el cual debería trabajar de manera articulada con las agencias de EE. UU. Se determinó, además, acelerar la legalización ante jueces de la información obtenida de los dispositivos electrónicos que fueran hallados en operaciones militares y de policía, para poder usar esos elementos como pruebas judiciales.

Los objetivos de la estrategia

Con los primeros avances de las investigaciones se logró identificar y ubicar como blancos de alto valor a 21 cabecillas del Eln vinculados con el tráfico de droga y quienes ya tienen expedientes abiertos en Estados Unidos.

(Vea: ).

En septiembre del año pasado, el Departamento de Estado ofreció una recompensa de hasta cinco millones de dólares contra jefes del Eln vinculados con el narcotráfico como Wilver Villegas Palomino.

La Consejería Presidencial para la Seguridad Nacional impulsó mesas de trabajo permanentes (desde 2019 hasta 2020) con la Fiscalía, Policía judicial y la comunidad de inteligencia para hacer seguimiento a los avances de la cooperación entre los dos países.

Para la Consejería, es claro que el Eln ha intentado ocupar a sangre y fuego las áreas dejadas por las antiguas Farc y que son enclaves del narcotráfico y busca controlar las rutas de la droga hacia Venezuela y el Pacífico. Para el Gobierno, es clave evitar que la guerrilla logre su objetivo por lo que se busca judicializar a los encargados de mover los cargamentos y evitar que millonarias utilidades del negocio ilegal lleguen a ese grupo y sus socios en los países vecinos.

La estrategia del Gobierno y las autoridades de EE. UU. tiene tres fases y ya se han empezado a materializar los primeros golpes.

(Le puede interesar: ).

La primera etapa, a corto plazo, estaba prevista hasta el 31 de diciembre del año pasado y llevó a la captura con fines de extradición, entre otros, de Franco Ruiz, alias Motorola, señalado articulador y enlace de narcotráfico del frente Manuel Vásquez Castaño, solicitado por una Corte del Distrito Este de Texas. Igualmente se emitieron órdenes de captura con fines de extradición, pendientes de ejecución, contra Jairo Parmenio Escobar Martínez, Ovidio Antonio Parra Cortés y Olivero Orfilio Pai Rodríguez. Ellos ya tienen resolución de indictment por parte de las fiscalías del Distrito de Virginia, de Texas y de la Florida.

En la fase de mediano plazo, que se extiende hasta el 31 de julio, se ha avanzado en fortalecer casos penales contra articuladores del negocio como Emilce Oviedo Sierra, alias la Abuela, señalado cabecilla militar del frente de Guerra Oriental del Eln, quien en octubre del año pasado entró a la lista de objetivos prioritarios por conspiración para la distribución internacional de cocaína. Y a largo plazo, es decir hasta julio del año entrante, se priorizaron 12 objetivos.

(Vea: ).

En este punto se busca que el Coce y la dirección nacional del Eln, que es la segunda línea de mando de esa guerrilla, tengan cargos por narcotráfico internacional. También se priorizó la búsqueda de información sobre 12 cabecillas del Eln, que tienen relación con zonas de cultivo y producción de estupefacientes.

La operación que avanza en varias regiones ademas llevaría a que el Eln, que se presenta internacionalmente como una organización rebelde con propósitos políticos, sea reconocida como una red dedicada al tráfico de drogas.