Nacional

Tribunal ordena aplazar las protestas contra la reforma tributaria

Tribunal ordena aplazar las protestas contra la reforma tributaria

EFE Bogotá

En la tarde de este martes el Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordenó aplazar las movilizaciones que se tienen programadas para mañana en el país, organizadas por el Comité del Paro Nacional, en contra de la reforma tributaria.

Esta decisión se tomó como una medida cautelar ante un fallo de tutela que se presentó ante dicho Tribunal. Por este motivo, ordena la suspensión de los permisos que alcaldes brindaron para que se llevara a cabo la jornada de protestas a nivel nacional y que en Manizales está programada para las 10:00 de la mañana en el Parque de la Mujer.

El auto va dirigido al presidente, Iván Duque; al ministro de Defensa, Diego Molano; a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, y a los demás alcaldes y gobernadores, ordenándoles que no hay autorización para las manifestaciones y que se deben aplazar hasta que haya inmunidad de rebaño o haya un protocolo establecido y autorizado.

Auto Decreta Medida Provisional Ordena Aplazamiento Manifestaciones 28 De Abril De 2021
Leer más publicaciones en Calaméo

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordenó "de manera oficiosa como medida cautelar provisional el aplazamiento de las manifestaciones a llevarse a cabo el día de mañana (...) y el primero de mayo de 2021 hasta tanto se implemente un protocolo de bioseguridad o se alcance la inmunidad de rebaño con la vacunación contra la pandemia", señala la providencia.

Agrega que el objetivo es garantizar "los derechos fundamentales a la salud, la vida y la salubridad pública" tanto de los manifestantes como de quienes no participarán en las protestas, así como de los médicos "que segundo a segundo están exponiendo su vida en las UCI de los hospitales y clínicas para proteger la vida de los infectados por el referido virus".

Igualmente, ordenó al presidente colombiano, Iván Duque; al ministro de Salud, Fernando Ruiz, y a las autoridades locales y regionales de las ciudades donde habrá protestas que "procedan a informar y darle publicidad en los medios de comunicación más expeditos con el fin de que los manifestantes se abstengan" de salir mañana.

La providencia explica que con estas medidas no se está limitando ni restringiendo el derecho a la manifestación, "sino se está dando primacía a la salvaguarda que el juez constitucional de tutela debe dar a todos aquellos derechos fundamentales en peligro inminente de ser violados aun cuando por las manifestaciones y el ejercicio de otros derechos fundamentales".

Reforma y coronavirus

El proyecto de reforma, que aumenta los impuestos principalmente a la clase media, fue presentado la semana pasada al Congreso donde también ha encontrado una fuerte oposición, incluso del partido de derechas Centro Democrático, al que pertenece el presidente Duque, y todo indica que no superará el trámite legislativo.

La Procuraduría y el Ministerio de Salud alertaron ayer que en estos momentos no son convenientes las aglomeraciones dados los récords diarios de muertos por coronavirus, la elevada cifra de contagios y de enfermos graves que tiene desbordadas las unidades de cuidados intensivos (UCI), pero los convocantes de las protestas aseguraron que seguirán adelante.

"La responsabilidad del paro del 28 de abril es del Gobierno Duque que se niega a acoger un clamor nacional para retirar ese nefasto proyecto del Congreso de la República", aseguró en una rueda de prensa Francisco Maltés, presidente de la Central Unitaria De Trabajadores (CUT), una de las convocantes de la manifestación.

Colombia lleva una semana con más de 400 muertes diarias por coronavirus, razón por la cual la manifestación convocada para mañana divide al país entre quienes la apoyan y quienes la consideran una imprudencia porque las concentraciones de gente pueden aumentar los contagios.

La semana pasada fue la más letal en Colombia desde que comenzó la pandemia, con más de 3.020 defunciones, del total de 71.351 registradas, y las autoridades no paran de advertir que la situación va a empeorar.