Nacional

Paciente clama por máquina que lo salve de secuelas del covid-19

Paciente clama por máquina que lo salve de secuelas del covid-19

Son 11 días los que lleva Elvis Navarro Menco en la UCI de la clínica Iberoamérica de Barranquilla a la espera de una máquina ECMO, que le permita dar la batalla frente a las secuelas del covid-19.

El paciente sufre una grave insuficiencia respiratoria, que de acuerdo al diagnóstico consignado en su historia cínica, es una secuela del coronavirus.

La situación se ha agravado, debido a que no se ha hecho efectiva la remisión por parte de Sura, empresa dela cual Navarro Menco es usuario, tanto de EPS como en un plan de medicina prepagada.(Video: escandalosa fiesta de concejal con 'strippers' en pandemia)

“La máquina que necesita es la que facilita hacer el intercambio gaseoso por fuera del cuerpo. En este momento no está eliminando el dióxido de carbono y la situación es apremiante. Son tres las clínicas en las que se han desocupado máquinas, pero la remisión nunca ha llegado a tiempo”, explicó Marjorie Navarro, hermana del paciente, quien este mediodía comenzó un plantón en la entrada de la clínica Iberoamérica.

Los hechos

Fue el 9 de marzo, el día en el que Elvis cumplió 42 años, cuando este comenzó a sentir fiebre. No hubo fiesta en su casa y se limitó a compartir con su esposa y sus hijos.

Al día siguiente, el hombre experto en instrumentación industrial y supervisor de planta en la empresa Monómenos, se trasladó a un centro médico en el que fue diagnosticado como positivo para covid-19 tras una prueba PCR.

(Vea: Atención, turistas: habrá toque de queda en Cartagena)

“En ese momento comenzó el tratamiento en casa. Recibía a diario la visita de una enfermera y un médico. También le ponían oxígeno y medicamentos por vía intravenosa. En los días posteriores el doctor que lo evaluaba le diagnosticó una infección a nivel pulmonar y por eso llegó a la clínica”, explicó Marjorie Navarro.

Elvis Navarro Menco

Familiares de Elvis Navarro Menco esperan una pronta solución de parte de las autoridades de salud y se mantienen protestando en la entrada de la clínica Iberoamérica.

En Sura me responden que la remisión ya va a salir, que ya la van a hacer, pero al final nadie soluciona.


El 23 de marzo Elvis arribó a la clínica Iberoamérica y por la falta de cupo solo fue atendido en la sala de observación. Su traslado a UCI se dio tres días después.

“Desde el 30 se encuentra mi hermano con intubación. En Sura me responden que la remisión ya va a salir, que ya la van a hacer, pero al final nadie soluciona. Y el temor nuestro crece porque un paciente con su cuadro clínico debe recibir esta máquina en los primeros días de su afección”, concluyó.

Junto a Marjorie Navarro gestiona en la clínica por la salud de su hermano, Karen De Alba, esposa de Elvis. Juntas también hacen trámites por teléfono, redes sociales y más mecanismos. Además hoy están juntas en el plantón. 

Además, hace pocos días Karen De Alba superó el covid-19, al igual que sus hijos de 18 y 14 años.

Poco después de haber comenzado la protesta en la entrada de la clínica Iberoamérica, los familiares del paciente fueron contactados por la Superintendencia de Salud, que ya hace seguimiento del caso.  Esperan así una pronta solución. 

"Es complicado estar aquí y que el auditor médico ni las directivas de la clínica pongan la cara. Apenas he podido hablar con la trabajadora social y ella se limita a decir que es un canal de comunicación. Sé que hay un cupo en la clínica San José de Cúcuta, pero todo depende de que exista celeridad en el trámite", expresó la hermana de Elvis. 

buscó contactar a Sura, teniendo como enlace a la Secretaría de Salud del Distrito. Un vocero de dicha entidad, afirmó que no tiene contacto con la EPS para este tipo de situaciones en Barranquilla.

Wilhelm Garavito Maldonado
Redactor de ADN
Barranquilla

Más noticias

Rompen vidrios de clínica en Medellín porque no fueron atendidos

Cuatro delincuentes se fugaron de URI de la Fiscalía en Barranquilla

En Sincelejo atentan contra tubería y dejan sin agua 36 mil personas