Nacional

Indignación por homenaje al Mono Jojoy

Indignación por homenaje al Mono Jojoy

EFE BOGOTÁ

"Quiero que levantemos nuestras copas y brindemos. Así como ese 22 de septiembre temblaron las montañas del oriente colombiano cuando el régimen asesinó a nuestro camarada y se lo llevó físicamente, de esa misma manera y con esa misma contundencia tiemble este país con la fortaleza de este partido", dijo una exguerrillera durante una ceremonia privada en el que el movimiento Comunes, surgido de la desmovilización de las Farc, realizó un homenaje a Jorge Briceño, alias el Mono Jojoy.

El miércoles se cumplieron 10 años de la muerte del jefe del ala militar de la exguerrilla en un bombardeo de las fuerzas armadas a un campamento en La Macarena, en el Meta. El presidente, Iván Duque, que estaba en Nueva York (EE.UU.) tras haber participado en la Asamblea General de la ONU, dijo que rendirle un homenaje al exjefe guerrillero era "inadmisible" porque "era un bandido, un bandido desgraciado, una persona que le sembró mucho terror a Colombia".

La controversia se profundizó ayer en la mañana cuando la senadora y exguerrillera de las extintas Farc Sandra Ramírez en una entrevista con la emisora Blu Radio era cuestionada por el homenaje al Mono Jojoy y dijo que los secuestrados por Briceño durante el conflicto armado tenían "sus comodidades" cuando estaban en cautiverio, lo que fue criticado por víctimas y lo calificaron como una violación al acuerdo de paz.

"Ellos tenían sus comodidades a medida de las condiciones: su camita, su cambuche, todo (...). Esas eran las cárceles de la guerra, todo eso lo tenían": expresó la viuda del fundador de las Farc, Pedro Antonio Marín, alias Tirofijo o Manuel Marulanda.

Declaraciones indignantes

Ramírez fue criticada por víctimas del conflicto armado y por políticos de diferentes vertientes.

El representante a la Cámara Jaime Felipe Lozada, que fue secuestrado junto a un hermano y su madre en 2001 y estuvo en cautiverio durante tres años, afirmó que la senadora sigue "revictimizando a las víctimas".

"Olvida esta señora, terrorista indultada, que los secuestrados vivíamos con la muerte en la nuca porque ellos, los criminales de las Farc, todos los días se encargaban de recordárnosla", expresó el congresista del partido Conservador.

Justamente personas que estuvieron secuestradas como la excandidata presidencial Íngrid Betancourt han relatado cómo los tratos que les dieron los guerrilleros les hicieron sentir un "descenso al infierno".

En 2018, ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), denunció que la comida que recibían era de mala calidad y que incluso en ocasiones los guardias escupían sobre sus alimentos.

La JEP también ha documentado numerosísimos casos de torturas, abusos sexuales, vejaciones y asesinatos relacionados con los cautiverios, y los ha denominado "crímenes de lesa humanidad".

La senadora pide disculpas

Ante la oleada de críticas, Ramírez pidió disculpas por sus "desafortunadas declaraciones" y aclaró que "lo dicho sobre el secuestro en ningún momento fue para justificar ni mucho menos para revictimizar a las víctimas".

"Como firmante de la paz y senadora hoy, soy consciente de los gravísimos hechos, y muy dolorosos por cierto, que ocurrieron en la guerra. (...) Quiero pedir excusas de corazón a las víctimas por mis desafortunadas declaraciones", dijo Ramírez.

Sandra Ramírez, viuda de alias Tirofijo, protagonizó otra polémica en julio del año pasado porque dijo que no conocía ningún caso de reclutamiento forzado dentro de las Farc.