Nacional

El Gobierno, entre la espada y la pared

El Gobierno, entre la espada y la pared

JORGE GIL ÁNGEL

EFE BOGOTÁ

La reforma tributaria que el Ministerio de Hacienda radicó en el Congreso tiene entre la espada y la pared al Gobierno de Iván Duque, pues la oposición al proyecto llega de las miles de personas que salieron ayer a las calles a protestar e incluso de su propio partido, el Centro Democrático.

El proyecto, que el Gobierno llama Ley de Solidaridad Sostenible, ha recibido críticas porque expertos consideran que afectará negativamente a la clase media.

Con esa iniciativa, el Gobierno de Duque espera recaudar 25 billones de pesos para destinarlos a mejorar las finanzas públicas y a financiar los programas de asistencia social, cuya demanda ha crecido por la pandemia.

Un "golpe" para la clase media

El proyecto fiscal busca ampliar la base tributaria mediante el cobro del impuesto a la renta a partir del año gravable de 2022 a quienes ganan más de 2,4 millones de pesos mensuales, y en 2023 a los que perciben por encima de 1,7 millones de pesos mensuales.

Además contempla el cobro del IVA, que es del 19%, a las tarifas de servicios públicos de energía, acueducto y alcantarillado y gas domiciliario para los más pudientes.

Ante la presión, especialmente por este último punto que es uno de los que más polémica ha causado, el viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, aseguró ayer en la víspera de las manifestaciones que retirarán este punto del proyecto de ley.

"Hay un tema que puedo anunciar y es que vimos que todos los partidos dijeron que no acompañarían el IVA a los servicios públicos, entonces ese IVA no irá en la reforma y buscaremos otras alternativas", expresó.

Sin embargo estos dos puntos solo son la punta del iceberg, pues el proyecto contempla que pierdan la exención tributaria de que gozan actualmente las pensiones voluntarias y los recursos guardados en las cuentas de Ahorro para el Fomento de la Construcción (AFC), utilizadas para compra de vivienda.

Otra medida prevista es el "impuesto temporal y solidario a la riqueza" durante los años 2022 y 2023 para quienes al próximo 1 de enero tengan un patrimonio líquido superior a 4.865 millones de pesos.

Además de los ricos, a los trabajadores del sector público o privado que ganen más de 10 millones de pesos mensuales (unos 2.765 dólares) se les cobrará durante el segundo semestre de este año el "impuesto temporal y solidario a los ingresos altos", que será equivalente al 10% de la base gravable, además del impuesto de renta.

Huevos a 1.800 pesos

Hace dos semanas el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, dijo en una entrevista con Semana TV que la docena de huevos cuesta 1.800 pesos, cuando en realidad esa cifra es superior a los 4.000 pesos.

"En el tema de los huevos, depende de la calidad, pero digamos que 1.800 pesos la docena o algo así es lo que tengo en la cabeza", expresó el funcionario, al que le preguntaron sobre este tema, debido a que el gravamen del IVA a la canasta familiar va a suponer también un peso fuerte para los hogares más pobres.

Las críticas han llegado desde diversos sectores que acusan al Ministerio de Hacienda de desconocer la realidad del país, lo que ha sido tomado como una de las banderas de las protestas de ayer.

Un proyecto "impopular" pero "necesario"

El presidente colombiano defendió ayer el proyecto que impulsa su Gobierno y dijo que este tipo de reformas son necesarias, aunque "son muchas veces impopulares y generan gran controversia".

"Es cierto que se han presentado controversias en torno a muchos aspectos, pero hoy quiero decir que el Gobierno aborda esta discusión para llegar a consensos y sin línea rojas, donde nosotros escuchando las posiciones de todos podamos encontrar una solución", dijo el mandatario.

Fuego amigo

El expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), jefe del Centro Democrático y padrino político de Duque, criticó justamente al Gobierno tras las declaraciones del viceministro Londoño sobre los cambios previstos para el proyecto, pues considera que "esto no se arregla quitando unos temas".

"No insistan en discutir los 170 artículos, faciliten consenso de pocos artículos, simples, claros, no agresivos, por regla transitorios, que ese acuerdo sea la ponencia. Lean los riesgos a la democracia", escribió el exmandatario en su cuenta de Twitter.

El Centro Democrático también dijo que estaba de acuerdo con que más personas declaren renta pero que no lo hagan los que ganen menos de 50 millones de pesos anuales, mientras que cree que a los productores de alimentos se les debe mantener en la categoría de exentos de IVA.

Petición para que el proyecto sea retirado

Partidos de diferentes orillas políticas, incluso algunos que han apoyado al Gobierno durante esta legislatura, están pidiendo al Ministerio de Hacienda que retire el proyecto de ley de reforma tributaria.

"Si el Gobierno Nacional sigue insistiendo en esta reforma tributaria injusta para la gente, el Congreso debe hundirla", expresó Dilian Francisca Toro, presidenta del Partido de la U, de los aliados del Gobierno de Duque.

Igualmente la bancada en el Congreso del Partido Liberal anunció que votará contra la reforma porque considera que la prioridad del país en este momento debe ser "salir de la pandemia".

Un muerto en la protesta

La jornada en Cali comenzó caldeada después de que indígenas misak derribaran la estatua del fundador de la ciudad, el conquistador español Sebastián de Belalcázar. Más tarde se reportó una persona muerta en medio de la movilización.

En Bogotá, las manifestaciones que comenzaron con algún pequeño altercado en el sur de la ciudad, transcurrieron de una manera pacífica y casi festiva, pero acabaron con fuertes disturbios en la plaza Bolívar, donde confluyeron varias de las marchas.

Tras la acción de unos pocos manifestantes que arrojaron piedras a la Policía que custodiaba la entrada del Palacio de Justicia, el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) cerró las entradas a la plaza y acorraló a los que aún se encontraban en el interior, incluidos varios grupos que estaban allí de forma pacífica.

Las marchas también estuvieron salpicadas por una gran cantidad de robos a los manifestantes y ataques a establecimientos comerciales, incluidas las instalaciones del canal RCN y de su filial NTN24, donde también tuvo que intervenir el Esmad.