Nacional

El desgaste marca una nueva jornada de protestas en Manizales y en el país

El desgaste marca una nueva jornada de protestas en Manizales y en el país

MANIZALES *
El desgaste marcó ayer una nueva jornada de Paro Nacional, la menos concurrida de las siete que se han realizado desde el 28 de abril, y en la que miles de personas salieron a las calles del país para manifestar su rechazo al Gobierno y la violencia policial.

En Manizales, movimientos sindicales y obreros encabezaron la movilización por la tarde que salió del Parque Antonio Nariño rumbo a la Plaza de Bolívar, mientras que los jóvenes se hicieron en la parte posterior, quienes se desviaron a la Avenida Kevin Ángel para reunirse al frente de la cancha de La Asunción y realizar actividades deportivas y culturales.

Asimismo, por la mañana profesores y miembros de Educal marcharon desde el Parque de la Mujer hasta la Plaza de Bolívar donde realizaron un plantón.

La manifestación de la tarde ocupó los dos carriles de la Avenida Santander hasta que los jóvenes se desviaron para realizar un plantón frente a la cancha del barrio La Asunción. Al caer la noche jugaban un partido de fútbol entre las calles 54 y 55, justo en el ingreso al barrio Villahermosa, además preparaban un canelazo comunitario, acompañado por música.

Choques
A las 7:30 de la noche la Alcaldía a través del Puesto de Mando Unificado denunció que personas que se encontraban en el plantón destruían semáforos y señales de tránsito. Minutos después intervino el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) con gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes, quienes corrieron hacia Villahermosa, vecinos del barrio denunciaron que los gases lacrimógenos caían en los techos de las viviendas, familias enteras, algunas conformadas por adultos mayores y niños, pedían frenar los choques, el pánico se apoderaba de los habitantes, ahogados por los gases.

“Aproximadamente unos 500 jóvenes de la Comuna Ciudadela del Norte fuimos atropellados brutalmente por agentes del Esmad, los chicos estaban jugando un torneo de banquitas en plena avenida como símbolo de paz y deporte, un vecino dejó su vehículo a 500 metros del plantón, porque dijo «estoy de acuerdo con ustedes» y la Policía utilizó esa excusa para atropellarnos”, dijo un manifestante.

Otro joven indicó: “Se parqueó una buseta allá y salieron a decir que la queríamos incendiar y secuestrar, nos protegimos con vallas dañando las señalizaciones, tenemos muchos compañeros heridos y hay policías de civil que no sabemos si nos vana a disparar, por eso no podemos dejar entrar a ningún vehículo porque tememos por nuestras vidas, esto no lo hacemos por recocha o por gusto, lo hacemos por necesidad, aquí la mayoría no tenemos como estudiar ni oportunidades laborales, que nos queda... resistir, aguantar, pedir que nos escuchen, que el Gobierno nacional se siente con uno de nosotros a dialogar”.

El Comité de Asistencia y Salud (CAS) reportó 12 heridos a los que les prestaron atención de primeros auxilios.

37 días de protestas
“Yo creo que el Gobierno ha jugado al desgaste”, expresó el abogado Alirio Uribe, que fue representante a la Cámara por el Polo Democrático entre 2014 y 2018.

Agregó que durante las cinco semanas que se han prolongado las protestas ha habido miles de movilizaciones en por lo menos 800 municipios del país.
Consideró que las manifestaciones serán “cíclicas”, pues cree que “la gente va a parar, tomar oxígeno y las protestas va a continuar”.

Duque culpa a la pandemia
Según el director de la Policía, general Jorge Vargas, hasta el inicio de la tarde habían sido registradas 82 concentraciones, 34 marchas y tres movilizaciones en 23 departamentos del país y 82 municipios.

“Al momento, como debe ser, todas las manifestaciones son pacíficas. Hay cientos y cientos de colombianos movilizándose y marchando en el país y protegidos por la Policía”, agregó el oficial.

El presidente Iván Duque defendió, entre tanto, su gestión y dijo que en una conferencia telemática celebrada en Nueva York que la tensión social que se vive en Colombia es el resultado de “la ebullición de muchos de los problemas que trajo la pandemia”.
*Con información de EFE.