Nacional

Así revive el megaproyecto vial Neiva-Santana-Mocoa

Así revive el megaproyecto vial Neiva-Santana-Mocoa

Los problemas que ha atravesado la concesión vial Neiva-Santana-Mocoa, proyecto de cuarta generación (4G) que mejorará la competitividad y conectividad de regiones como Huila y Putumayo e inclusive Caquetá y Cauca, comenzó a mostrar un camino despejado por los acercamientos que se han dado para la cesión total del contrato de concesión que tuvo dificultades desde sus inicios.

(Además:

Desde hace 5 años este megaproyecto de amplio desarrollo para el sur del país en una extensión de 447 kilómetros y con una inversión superior a los 2 billones de pesos, que incluye doble calzada entre Neiva y Campoalegre, así como variantes en los municipios, ampliaciones y un viaducto en Pericongo, uno de los puntos más críticos de esta obsoleta vía donde a diario hay accidentes y derrumbes, se encuentra paralizado debido a diversas dificultades del concesionario Aliadas para el Progreso que solo ejecutó el 5 por ciento de las obras.

El secretario de Vías e Infraestructura del Huila, Germán Ortega, explicó que, de la mano del Gobierno Nacional, se trabaja a fondo para lograr la cesión total de la concesión a una sociedad de origen chino que tiene sede en Estados Unidos para atender proyectos en América Latina.

(Le puede interesar: 

“La cesión total está en proceso de concertación, pero es importante aclarar que ya se ejecuta una cesión parcial con una inversión de 87.000 millones de pesos que incluye un plan remedial de obras en diversos sitios de Huila y Putumayo”, dijo el funcionario.

En el tema también entró a opinar Ariel Rincón Machado, presidente de la Cámara de Comercio del Huila, quien afirmó que la súper vía le abrirá puertas de desarrollo al país en general pues mejora la conectividad y comunicación inclusive con países del sur del continente como Ecuador, Perú y Brasil.

“La cesión total avanza por buen camino en este proyecto de suma importancia toda vez que la inversión de más de 2 billones de pesos, además de generar miles de empleos de la región, contribuirá al proceso de reactivación económica del sur del país con una vía moderna y de excelentes condiciones”, aseguró Rincón y agregó que la megaobra abrirá numerosos frentes de trabajo con maquinaria, recursos de la región y mano de obra local.

 

En el tema de la instalación de peajes el presidente de la Cámara de Comercio del Huila considera que se debe analizar el costo beneficio pues la moderna vía, entre otros beneficios, disminuye los tiempos de viaje y deja ahorros en combustibles al sector transportador. Tan solo entre Neiva y Pitalito se estima la reducción de una hora en el recorrido para el transporte de carga y pasajeros.

“El reto es sacar adelante este proyecto de enormes oportunidades para todos los sectores del Huila, pero lo importante es que la cesión del contrato tiene ya el camino despejado”, aseguró Ariel Rincón.

El presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) Manuel Felipe Gutiérrez, aclaró que los peajes proyectados en Huila no se instalarán hasta que concluyan en su totalidad los trabajos.



“Los peajes no se van a instalar en este momento, el contrato de concesión tiene previsto que la instalación se hará una vez las obras estén concluidas y eso no sucederá antes de 3 o 4 años”, afirmó el funcionario.

El gobernador del Huila, Luis Enrique Dussán López, dijo que, obviamente, existe preocupación en el departamento por el tema peajes que fueron contemplados desde la concesión inicial “y lo que estamos hablando ahora es si eso se puede ajustar”.

“El pedido es concretar la cesión y sentarnos también a mirar el tema de los peajes que puede tener varias alternativas por lo que le planteamos a la ministra no cerrar opciones como ampliar el plazo de la concesión lo cual significaría una ley que hoy no se tiene, pero podría tenerse”, dijo el mandatario.

(En otras noticias: 

El gobernador planteó la posibilidad de obtener más recursos del gobierno nacional a mediano y largo plazo “para aliviar la situación de los peajes, y sobre todo nos preocupa uno entre Hobo y Gigante que sería terrible para toda nuestra economía”.
Otra posibilidad es “limitar el alcance de las obras revisando las variantes, por ejemplo, pero eso sería motivo de evaluación técnica y financiera para determinar qué hacer”.

FABIO ARENAS 

Neiva