Mundo

Tres colombianos más estarían implicados en magnicidio de Moise

Tres colombianos más estarían implicados en magnicidio de Moise

EFE BOGOTÁ

Tres colombianos más, entre ellos un expolicía, habrían participado en el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise, informó ayer el director de la Policía, general Jorge Luis Vargas.

El general Vargas explicó que hasta el momento "tenemos la participación de 21 ciudadanos colombianos, tres de ellos muertos, (y) 18 capturados" por el magnicidio.

"Es decir, los 21 más otros tres que estamos (...) verificando la participación de ellos en los hechos sucedidos en Puerto Príncipe", añadió.

Al ser preguntado si una de las tres personas a las que se investiga es el expiloto de la Policía Ronald Ramírez, el general Vargas confirmó ese nombre.

"Sí, estamos en esa identificación, en esa búsqueda. Ya las autoridades allá nos pasaron esos nombres", dijo el general Vargas quien se refirió además a la participación de los hermanos Jonathan y Germán Rivera en la planificación del ataque.

Según la Policía, Jonathan Rivera al parecer participó en Miami (EE.UU.) en reuniones preparatorias de la conspiración, y medios colombianos han señalado que fue él quien contactó a su hermano, el capitán retirado del Ejército Germán Rivera, capturado en Haití, y al sargento retirado Duberney Capador, muerto en Puerto Príncipe.

"Germán Rivera ha tenido contacto con 12 personas en Haití, toda la información técnica ya la tienen las autoridades haitianas, y Duberney Capador también habría tenido contacto con 10 personas en Haití", agregó el general.

Añadió que la comisión enviada a Haití por orden del presidente colombiano, Iván Duque, continúa trabajando en esta misión de cooperación.

Por último, el general Vargas, dijo que no se ha recibido ninguna notificación de Interpol ni se han hecho requerimientos sobre más colombianos que podrían estar vinculados con el magnicidio.

Senador carga contra el Ejército colombiano

El Pentágono reveló ayer que entrenó en el pasado a un "número pequeño" de los colombianos que han sido arrestados en Haití. Un portavoz del Pentágono dijo que han llegado a esa conclusión después de revisar las "bases de datos" sobre sus operaciones de formación, pero no precisó cuántos de los colombianos arrestados recibieron ese entrenamiento ni en qué consistió el mismo.

El entrenamiento se produjo mientras esos individuos eran "miembros activos de las Fuerzas Armadas de Colombia", añadió en un correo electrónico el vocero, el teniente coronel Ken Hoffman.

La nueva información del Pentágono preocupó al senador demócrata estadounidense Patrick Leahy, impulsor de una ley que lleva su nombre y que busca garantizar que las fuerzas militares extranjeras que reciban ayuda de Washington no hayan estado implicadas en abusos de derechos humanos.

Leahy criticó al Ejército colombiano y aseguró que la noticia "demuestra" que, aunque el entrenamiento del Pentágono busque garantizar el "respeto por los derechos humanos", no puede ignorar los defectos de "la propia institución" que lo recibe.

"El Ejército colombiano, al que hemos apoyado durante 20 años, tiene una larga historia de convertir a civiles en objetivos, violar las leyes de la guerra y no rendir cuentas. Ha habido un problema cultural dentro de esa institución", afirmó el veterano senador, citado por el diario The Washington Post.