Mundo

'Gasten dinero': presidente filipino regalará comida a quienes se vacunen

'Gasten dinero': presidente filipino regalará comida a quienes se vacunen

Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, se propuso como ‘meta’ vacunar contra covid-19 a 15 millones de personas en tres días, para lo que ha requerido la colaboración del Ejército y la Policía de ese país.

El mandatario les pidió a los gobernantes locales que repartan comida gratis a los vacunados, si es necesario, para convencer a la población.

En un discurso transmitido en la noche del martes, desde el palacio presidencial
de Malacañang, en Manila, Duterte pidió a los funcionarios que usen “todos los recursos necesarios, especialmente los recursos humanos”, para estos días nacionales de vacunación. Esta jornada se llevará a cabo entre el 29 de noviembre y el 1 de diciembre.

Autorizo a todos los gobernadores y alcaldes. Gasten el dinero. Lo devolveré algún día”, dijo el presidente, quien incluyó entre sus recomendaciones para persuadir a las personas más reticentes a las vacunas el reparto de comida gratuita.

Esta operación sin precedentes en el país requerirá la participación de unos 160.000 voluntarios para multiplicar por siete el ritmo de vacunación habitual, que apenas llega a las 700.000 dosis diarias, y llevar las dosis a zonas remotas del archipiélago.
.

Duterte también afirmó que aquellos que no quieran ser vacunados no deberían tener acceso a restaurantes y hoteles “porque son un peligro para la salud pública”.

Vacunación Covid-19

La vacunación en el mundo se ha convertido en la medida más efectiva para contrarrestar los embates del virus.

Con una población de más de 100 millones de habitantes, hasta el momento 33.5 millones de filipinos han recibido el esquema completo de vacunación, incluidos tres millones de menores de entre 12 y 17 años.

Muchos habitantes de ese país son reticentes a vacunarse después de la controversia suscitada en 2016 con una vacuna contra el dengue promovida por el Gobierno entre la población infantil y de la que después se descubrió que aumentaba el riesgo de síntomas severos en pacientes que no hubieran sufrido la enfermedad en el pasado.

Tras mantener en Manila uno de los confinamientos más largos y estrictos del mundo, las autoridades han relajado casi todas sus restricciones en los últimos meses ante la bajada del número de casos.

).

Filipinas es el segundo país más afectado por el covid-19 en el Sudeste Asiático, después de Indonesia, con 2.8 millones de personas contagiadas, de las cuales más de 47 mil fallecieron por el coronavirus.

Esta no es la primera vez que el presidente toma medidas particulares para convencer a más población de recibir la vacuna anticovid.

En muchas ocasiones, incluso desde antes de la pandemia, Duterte ha sido señalado por su temperamento autoritario frente a ciertas directrices para los ciudadanos a su cargo.

En julio de este año ordenó en un discurso televisado que todas las personas que se negaran a vacunarse debían permanecer en casa para evitar 'esparcir' más el virus.

Ustedes eligen, vacúnense o haré que los encarcelen”, dijo en otro discurso televisado.

Estas declaraciones, que le dieron la vuelta al mundo, fueron muy criticadas dado que para ese entonces las restricciones y medidas contra el virus eran discutidas por grupos escépticos -los mismos que en la actualidad son reticentes a recibir la vacuna anticovid-.

Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas

Estas no son las primeras medidas particulares que ha tomado Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas.

Tendencias

*Con información de EFE