Mundo

El Estado Islámico se responsabiliza de atentado contra una mezquita en Afganistán

El Estado Islámico se responsabiliza de atentado contra una mezquita en Afganistán

EFE El Cairo

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) se responsabilizó este viernes de un ataque contra una mezquita chií que dejó al menos ochenta muertos y unos cien heridos en el norte de Afganistán, el segundo gran atentado de los yihadistas desde que los talibanes tomaron el control de Kabul el pasado 15 de agosto.

En un breve comunicado difundido en sus canales de propaganda a través de internet, la rama afgana del EI afirmó que el ataque suicida perpetrado por uno de sus combatientes con un chaleco explosivo causó más de 300 víctimas entre muertos y heridos.

El grupo radical detalló que el terrorista suicida hizo explotar su chaleco en el interior de la mezquita en medio de los "renegados", tal y como denomina el EI a los seguidores de la rama chií del islam.

Los yihadistas han atacado en otras ocasiones a los civiles chiíes, tanto en Afganistán como en otros países como Irak, donde suelen ser blanco predilecto del EI.

El atentado de hoy tuvo lugar durante la hora del rezo del viernes, el más importante de la semana, en una concurrida mezquita situada en la zona de Sayed-Abad en Kunduz, capital de la provincia homónima.

"Una fuerte explosión tuvo lugar en la mezquita Sayed-Abad, en la que ochenta personas de la comunidad chií que acudieron a los rezos han muerto y unas cien más han resultado heridas", dijo a Efe Ghulam Rabani Rabani, un antiguo miembro del consejo provincial de Kunduz.

Vídeos de la mezquita tras la explosión muestran decenas de cuerpos cubiertos de sangre con miembros amputados y tendidos en el suelo, entre escombros y los gritos de angustia de las personas que se afanaban por prestar ayuda.

Los talibanes han confirmado la explosión pero por el momento no han aportado datos oficiales de víctimas en este atentado, el segundo con decenas de fallecidos que reivindica el EI, después del ataque contra el aeropuerto de Kabul que el pasado 26 de agosto causó unos 170 muertos.