Mundo

Colombia y Venezuela vuelven a acercarse a la frontera común

Colombia y Venezuela vuelven a acercarse a la frontera común

JULIANA NUMA MARIÑO

EFE CÚCUTA

Los principales pasos fronterizos de Colombia con Venezuela reabrieron ayer parcialmente para peatones por decisión del Gobierno del país caribeño, un preludio de la esperada reanudación de la actividad comercial.

En Cúcuta, capital de Norte de Santander, hay expectación por la reapertura anunciada para ayer del tráfico comercial por los puestos de frontera con el estado venezolano del Táchira, cerrados desde 2015 por el Gobierno de Nicolás Maduro, ya que esa actividad es vital para la economía de los dos países.

El Gobierno venezolano retiró el lunes los contenedores que bloqueaban el paso por el puente internacional Simón Bolívar, con lo cual ayer en la mañana volvieron a cruzar peatones que vienen a Cúcuta para tratamientos médicos y comprar víveres.

"Me siento contento porque dieron el paso en el Simón Bolívar. Vine para comprar mercadito, que es lo más importante, y llevar a mi madre al médico, que tiene cita para la vista (ojos) y que me hagan el favor de que me la operen porque en el Hospital Central no hay nada. Allá se tiene que comprar la gasa, los guantes, todo; usted no se puede enfermar", dijo Luis Alfonso Leal, un venezolano que atravesó a pie el puente, procedente de San Cristóbal.

Como él, muchos venezolanos y colombianos residentes en ese país pasaron el cruce fronterizo, evitando las trochas por donde se ha circulado de manera ilegal en los últimos años, con la esperanza de que se levanten por fin las barreras a la circulación entre los dos países, que no tienen relaciones diplomáticas ni consulares desde febrero del 2019.

Comercio en ceros

El intercambio comercial entre Colombia y Venezuela, que en 2008 llegó a superar los 7.000 millones de dólares, comenzó a caer en los años siguientes por las diferencias políticas entre los gobiernos y la crisis del país vecino, hasta quedar reducido casi a cero, lo que afectó la economía de Cúcuta y de las vecinas ciudades venezolanas de San Antonio, San Cristóbal y Ureña.

"Creemos y estamos convencidos de que la apertura peatonal va a generar una reactivación inmediata y esto va a derivar en la generación de empleo, que es lo que tanto necesita esta ciudad", manifestó el director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cúcuta, Carlos Luna.

En su opinión, el cierre de la frontera decidido en agosto del 2015 por el Gobierno de Nicolás Maduro, con la excusa de combatir a bandas criminales colombianas y prolongado por motivos sanitarios, ha causado un gran daño en la región.

"Es innegable que este tema del cierre peatonal afectó no solamente a empresarios sino también la vida social y cultural de la frontera (...) Hasta la economía informal se vio afectada, es incalculable la afectación por esta situación que se deriva de las diferencias diplomáticas y políticas entre Colombia y Venezuela", agregó.

Gestión regional

Pese a que no hay relaciones diplomáticas entre los dos países, la apertura fue posible por las gestiones del secretario de Fronteras de Norte de Santander, Víctor Bautista, y del delegado de Maduro para el estado Táchira, Freddy Bernal, quienes se reunieron el pasado 3 de septiembre para buscar salidas.