Mundo

Biden opta por la mano dura con Cuba

Biden opta por la mano dura con Cuba

LUCÍA LEAL

EFE WASHINGTON

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, demostró ayer que, al menos de momento, ha decidido optar por la mano dura en su política hacia Cuba, al sancionar a altos cargos militares de la isla por su presunto papel en la represión de las protestas de este mes.

El Departamento del Tesoro estadounidense anunció sanciones contra el ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba, Álvaro López-Miera, y contra una unidad militar de élite conocida popularmente como "avispas negras" o "boinas negras".

"Este es solo el comienzo. Estados Unidos seguirá sancionando a individuos responsables de la opresión del pueblo de Cuba", dijo Biden en un comunicado.

Sin concesiones a Cuba

Las sanciones suponen la primera respuesta tangible de Biden a las inéditas protestas antigubernamentales del pasado 11 de julio en Cuba, que han forzado a la Casa Blanca a dar prioridad a la política hacia la isla.

Aunque, durante su campaña electoral, Biden prometió volver al deshielo con Cuba y dar marcha atrás a muchas de las sanciones impuestas por el expresidente Donald Trump (2017-2021), sus cálculos parecen haber cambiado desde que llegó al poder.

Después de las protestas de este mes, que han obtenido un fuerte respaldo del exilio cubano en el estado clave de Florida, la Casa Blanca no quiere dar ningún paso que pueda interpretarse como una concesión al Gobierno de Cuba.

"Condeno inequívocamente las detenciones masivas y los juicios falsos que están condenando injustamente a prisión a quienes se atrevieron a expresarse, en un intento de intimidar y amenazar al pueblo cubano para que guarden silencio", subrayó ayer Biden.

La Casa Blanca confía además en un aumento de la presión internacional contra La Habana, y planea pedir ayuda para ello a los Gobiernos latinoamericanos y a la Organización de Estados Americanos (OEA).

El otro objetivo de la Casa Blanca a corto plazo es encontrar una forma de ayudar a restaurar el acceso a internet, restringido en la isla tras las protestas, aunque poco a poco va volviendo a la normalidad.

Cuba condena las sanciones

La reacción de Cuba llegó en un tuit del ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, quien calificó de "infundadas y calumniosas" las sanciones y sostuvo que EE.UU. "debería aplicarse a sí mismo la Ley Global Magnitsky, por los actos de represión cotidiana y brutalidad policial que costaron 1.021 vidas en 2020".

Rodríguez se refería a la base utilizada por Washington para imponer dichas sanciones, una ley estadounidense que le permite congelar activos financieros y prohibir los viajes a aquellos que violen los derechos humanos en cualquier país del mundo.

Las sanciones

Bloquean cualquier activo que Álvaro López-Miera, ministro de las FAR y, a sus 77 años, es de los dirigentes de la Revolución cubana considerados "históricos" y hombre de confianza del expresidente cubano Raúl Castro; o los integrantes de esa unidad de élite puedan tener bajo jurisdicción estadounidense, y prohíbe a quienes estén en EE.UU. negociar con ellos.