Economía

Mataderos, una propuesta políticamente tradicional

Mataderos, una propuesta políticamente tradicional

EQUIPO BALANCE

LAPATRIA MANIZALES

¿Es necesario que todos los municipios requieren de una central de sacrificio para el autoabastecimiento de carne?

Algunos empresarios lo dudan, incluyendo el Frigorífico Friogán, central privada ubicada en La Dorada (Caldas).

Aunque parece obvio que esta firma, con sedes en Villavicencio, La Dorada, Corozal, Cúcuta y Valparaiso (Antioquia), haga esta reflexión, para el presidente de la compañía, Carlos Roberto Patiño Largacha, independiente del negocio, se trata es de tener conciencia del sacrificio, que garantice la calidad, inocuidad y salud pública de los consumidores.

El debate se genera, ante la crítica que se ha suscitado en la región, debido a que desde el 2018 se aprobó en la Asamblea un empréstito por $12 mil 500 millones, más $1.950 millones que aportó la Secretaría de Agricultura y $1.100 millones de Corpocaldas, para un total de $15 mil 550 millones iniciales.

El objetivo fue mejorar 15 plantas de sacrificio y tenerlas a punto para tener el certificado de autorización del Invima, según la propuesta del entonces secretario de Agricultura Ángelo Quintero Palacio.

Las labores se iniciaron en el segundo trimestre del 2019, pero aún faltan 11 centrales por operar de estas 15, lo que equivale en promedio al 73% de la inversión y de las obras que se debieron terminar a finales del 2019.

Solo funcionan: Anserma, Pácora, Samaná y Marquetalia. El problema lo hizo evidente , en tres entregas especiales que publicó el lunes 19, martes 20 y miércoles 21 de junio.

Un límite

El presidente de Friogán recordó que previo al Decreto 1500 del 2007 existían cientos de centrales, por lo que la intención de la norma fue limitarlas, controlar la informalidad y la ilegalidad y aumentar el estatus sanitario del país.

¿Por qué tantas plantas? Según Friogán, "es lo políticamente tradicional, considerando además que los ganaderos y las plantas de beneficio siempre han aportado una cantidad de votos importantes", cuestionó el dirigente.

Por ello planteó la opción de que los municipios hagan unas inversiones pequeñas, sin mayores efectos en materia de presupuesto. "Es poner unos centros de distribución muy bien diseñados a bajos costos y realizar convenios de abastecimiento con plantas como la nuestra que aún tiene un 50% de capacidad instalada disponible en un primer turno y capacidad de abrir hasta un segundo y tercer turno", sostuvo.

Bioseguridad

Según el empresario, el llamado se debe a que no es tan fácil que todas las plantas cumplan con normas como el Decreto 1500 del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), que apunta a ofrecer un producto de calidad, excelentes prácticas de beneficio, inocuidad y salubridad. Además de prevenir el sacrificio clandestino que atenta contra la legalidad y la salud de las personas.

Otro llamado es que el último plazo se vence en noviembre y las plantas que no lo lograron tendrán que pararse. Eso significa que las inversiones que se hicieron podrían terminar convirtiéndose en un elefante blanco.

"Eso llevará a que muchos alcaldes tengan que reflexionar sobre la importancia de la seguridad alimentaria y de un producto de calidad, por encima de que sea sacrificado en su propio municipio, pues las obras a medias no cumplen y en eso es muy estricto el Invima", explicó el representante de esta firma, que el año pasado benefició unas 70 mil reses y surtió regiones de Caldas, Tolima y Cundinamarca. Genera unos 250 empleos directos.

Una cadena

Patiño Largacha desmintió que esto implique que el precio de la carne sea mayor por provenir de otra región, pues se mantiene la canasta de costos en el proceso de transformación. "Es una cadena amplia que no va a frenar los empleos en los municipios ni va a aumentar los precios, por el contrario permitirá que dicha cadena sea mejor".

Recordó que no se afectan los ingresos de los municipios porque hoy el impuesto por degüello va al Departamento. Los recursos seguirán llegando a la región. Según sus cifras, Friogán pagó por el impuesto de degüello unos $1.000 millones en 2020, cerca del 55%, cifra que se podría duplicar o, incluso triplicar, si hay nuevos convenios, manteniendo la calidad e inocuidad del producto.

Promesa este año

Según la Secretaría de Agricultura, al 25 de junio se habían invertido $20 mil 109 millones 737 mil 912. De ese total, la Gobernación aportó $19 mil 132 millones 627 mil 102 y los municipios, $977 millones 110 mil 810. Equivale a $3 mil 414 millones más, un aumento del 20,45% frente a lo contratado inicialmente, sin contar adiciones de algunas alcaldías.

La esperanza del secretario de Agricultura, Carlos Alberto Ramírez, es recibir la visita del Invima a finales de este mes o principios de agosto. "La idea es tener completo el trabajo de revisión y preparación, y finalizando el año tener abiertas todas las plantas. Además, finalizando agosto pretendemos que empiecen a funcionar las de Supía, Aranzazu, Manzanares y Filadelfia", prometió.

Sin estudios previos

La exsecretaria de este despacho Carolina Gómez Ramírez, quien sucedió a Quintero Palacio, recordó que cuando llegó, le correspondió revisar el estado de los proyectos y ajustar los estudios y diseños para tenerlos en fase tres (listos para su ejecución), con el fin de sacar las licitaciones a concurso. Esto debido a que aunque dichos estudios y diseños se habían solicitado, ningún municipio los había entregado. Solo en el 2019 se montaron los procesos y se tuvo que actualizar la autorización para el préstamo ante la Asamblea, por cambio de vigencia.

Los 11 que no han podido arrancar

En el oriente

* Norcasia

* Pensilvania

* Manzanares

En el occidente

* Supía

En el norte

* Aguadas

* La Merced

* Filadelfia

* Aranzazu

* Salamina

En el centro

* Palestina

* Chinchiná

Sobre Friogán

Friogán nació en enero del 2006 como resultado de la fusión de cuatro frigoríficos: Fricolsa S.A., Frigorífico del Oriente S.A., Frigorífico del Magdalena Medio S.A., y Frigorífico de las Sabanas de Sucre S.A.; en el 2008 se unió Frigonorte. Tiene mayor participación privada (Fondo Nacional del Ganado 22%, Grupo Idea el 24%, inversionistas privados 51%, ganaderos 3% restante, cerca de 3 mil).