Economía

Los pilares para que el 'fracking' le traiga sostenibilidad al país

Los pilares para que el 'fracking' le traiga sostenibilidad al país

En la tarea que el país está haciendo para viabilizar el uso de la técnica del fracturamiento horizontal multietapa de roca generadora de hidrocarburos, conocida como fracking, cuyo punto clave este año son las pruebas de investigación científica a cargo de Ecopetrol y ExxonMobil (esta última en validaciones previas a la firma del contrato), estos pilotos son solo uno de los engranajes que deberá tener la política pública al respecto, una vez haya claridad jurídica para avanzar.

(Le puede interesar, también:

Así lo señalaron expertos durante un reciente foro organizado por la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), en el que además del componente de cuidado ambiental que necesariamente deberá tener el uso de esta técnica en futuros procesos de producción de petróleo y gas no convencional, la sostenibilidad del país toma gran relevancia.

(Lea además: 

Sostenibilidad no solo entendida en términos ambientales, sino desde el punto de vista económico y fiscal, debido al gran golpe que la pandemia del covid-19 ha representado, visible en un elevado nivel de desempleo (15,9 por ciento), el cierre de cientos de negocios y empresas, la caída del PIB de 6,8 por ciento el año pasado y el aumento del hueco fiscal por la necesidad de cubrir las ayudas sociales, fortalecer el sistema de salud y la compra de las vacunas, entre varios aspectos.

Durante el foro, John Padilla, director para Latinoamérica de la firma de consultoría IPD, experta en temas de petróleo, gas, energía y energías renovables, señaló que, por ejemplo, las operaciones de fracking, una vez se conozcan las líneas de base ambiental y de agua, permitirán adoptar acciones para cuidar el agua y preservar la biodiversidad, ya que la tecnología permite perforar las aguas saladas del subsuelo no solo para que sean la fuente de la actividad, sino también para quitar el metano.

Pero además, según el experto, con todas las dudas despejadas y una actividad realizada bajo estándares internacionales, las operaciones con fracking serán una opción que puede ayudar a bajar la presión de la minería ilegal en Santander y otras zonas del país.

Reactivación del país

Un segundo eje vital en momentos en que el país busca opciones de reactivación social y económica es el de las fuentes de empleo, toda vez que, de acuerdo con Padilla, para una producción de 250.000 barriles por día en crudo se requieren unos 20.000 empleos directos, que pueden incidir en la generación total de 100.000 puestos de trabajo, por la multiplicación de la cadena de valor.

Durante el foro, Armando Zamora, presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), destacó no solo que los yacimientos en las formaciones geológicas La Luna y El Tablazo son de clase mundial y en el nivel de los de otros países como Estados Unidos y Argentina, sino que se trata de recursos que ya están probados y listos para extraer, justo cuando hay un fuerte debate en el país por la presentación de la reforma tributaria para enderezar las cuentas fiscales tras la pandemia.

Y es que además del potencial de recursos para darle ingresos fiscales al país, el funcionario llama la atención porque los yacimientos de petróleo y gas no convencional, al estar ya descubiertos y con una posibilidad de despliegue inmediato, son una oportunidad única justo cuando se están buscando 25 billones por la reforma tributaria.

“Es una fruta baja y tremendamente atractiva para hacer una inyección masiva de recursos para la actividad económica y para la recuperación del país luego de esta pandemia, que nos ha generado tanto desempleo, tanta miseria, tanta hambre y hasta la necesidad de hacer una reforma tributaria de fondo”, dijo Zamora.

La ANH recalca que la magnitud de esta oportunidad con el fracking es de unos 8.220 millones de barriles en petróleo, principalmente en el Valle Medio del Magdalena, con 4.573 millones de barriles, y en la cuenca Cesar Ranchería, con 2.540 millones de barriles, frente a unas reservas probadas que en 2020 estuvieron por debajo de los 2.000 millones de barriles.

Y en gas no convencional, que es clave en la transición energética (se puede mezclar con hidrógeno), la situación es más interesante pues la oportunidad es de 165 billones de pies cúbicos (terapiés) en comparación con los 8 terapiés cúbicos que tiene el país en la actualidad.

John Padilla cita como ejemplo el enfoque que se le ha dado a la operación de fracking en la cuenca Permian, en Estados Unidos (en la que está Ecopetrol), cuyas bases son la educación pública, carreteras seguras y bien mantenidas, la salud, la construcción de vivienda que pueda comprar la gente y el empleo.

“Si se hace todo bien, es una riqueza que puede crear empleo, seguridad, bienestar y un buen entorno para las comunidades”, indica.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS