Cultura

La 'venganza' de millonaria contra sus nietos por usurpar su fortuna

La 'venganza' de millonaria contra sus nietos por usurpar su fortuna

Beverley Schottenstein, una estadounidense de 94 años, libra una batalla legal contra sus nietos por derrochar su dinero sin su consentimiento.

El año pasado, exigió mediante la ley que le devolvieran 69 millones de dólares (casi 250 mil millones de pesos), dinero que había sido usurpado por dos de ellos con la supuesta complicidad del JPMorgan, una de las entidades financieras más antiguas del mundo.

).

Según reporta una investigación de la agencia ‘Bloomberg’, ambos hombres trabajaban con JPMorgan y la misma entidad hizo caso omiso a varias alertas de lo que estaba pasando.

Aunque el banco despidió a los hermanos cuando Beverley se quejó, para ella es sospechoso que no hayan hecho nada durante los años en que se presentaron las irregularidades.

“Estos asesores ya no están con la firma y sus acciones no representan nuestros valores como empresa”, dijo Verónica Navarro, vocera de JPMorgan.

(Le puede interesar: ).

Meses más tarde, también en el 2020, la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera dictaminó que tanto los gestores del de Beverley como el banco eran responsables de la malversación de fondos y de los daños que ella sufrió.

¿Nos visita desde la app de ? Vea la publicación ).

Por esa razón, según reporta el medio ‘RT’, a la entidad financiera se le ordenó pagar 4,7 millones de (alrededor de 16 mil millones de pesos) y entre ambos nietos tuvieron que devolver 19 millones de dólares (casi 70 mil millones de pesos).

Pero, ¿cómo descubrió Beverley el abuso de confianza de sus nietos?

La abuela recibió una notificación de que se habían realizado demasiadas transacciones con su tarjeta de crédito, por lo que contrató a otros gestores de patrimonio para revisar sus .

(Le puede interesar: ).

‘Bloomberg’ explica que el nieto de Beverley, Evan, de 39 años, ganaba comisiones por invertir su dinero. Mientras que Avi, de 33 años, era su asesor financiero.

Al parecer, este último percibió el cambio de actitud en su abuela, quien creía que incluso habían falsificado su firma, y le preguntó a una de sus primas, Cathy Schottenstein, si sabía por qué Beverley había trasladado su cuenta a otro banco.

Según ‘Bloomberg’, en todo momento la anciana estuvo observando la escena y al escuchar la conversación confirmó sus sospechas.

(Siga leyendo: ).

Tendencias