Cultura

¡Disney tiene un nuevo clásico! 'Encanto' sobrepasa todas las expectativas

¡Disney tiene un nuevo clásico! 'Encanto' sobrepasa todas las expectativas

“Panela, arepa, chiguiro”, eran las palabras que repetían algunos espectadores en una de las salas de Cinépolis, en Cali, donde se proyectó una función especial de Encanto, la nueva película de Disney inspirada en Colombia que, desde sus primeros minutos, conectó con la gente. Las palabras se murmuraban en la sala porque no es común oír chiguiro, arepa o panela en una película de Disney. Y menos con una cinematografía tan generosa.

Las expectativas se empezaron a cumplir y a superar. Era imposible no sentirse así con ese derroche de colorido, entusiasmo y magia que la película destila desde sus primeros minutos.

Pero el asombro  por las palabras chiguiro, arepa y panela pronto empiezan a quedar atrás y la mirada queda subyugada ante un ritmo alocadamente divertido y mucha emoción. Encanto también hace reír y derramar algunas lágrimas. La audiencia se conecta con el verdadero mensaje, que no es otro que rendir un homenaje a la belleza y la fuerza de la familia Madrigal, quienes tras sufrir la pérdida y el dolor, fueron bendecidos con la magia y poderes asombrosos como el primo de Mirabel, Antonio, un niño que puede hablar con los animales.

Nuevo afiche de la película Encanto

Nuevo afiche de la película Encanto

Disney no escatimó en nada para conseguir una historia visualmente impactante (el nivel de detalle y ritmo que propone la animación es alucinante). Los colores de las flores brillan y los personajes tienen un halo de ternura que  sobrecoge.
Su protagonista, Mirabel, es un destello de alegría aunque la historia le impone pruebas difíciles en la aventura de encontrar su lugar en un nicho familiar muy especial, en el que ella es la heroína, pero al mismo tiempo es la rara, la rebelde y la incomprendida.

Encanto realmente descresta, es divertida a más no poder y sabe llevar en un buen balance momentos muy dramáticos y profundos

“Tan bonita esa finca”, susurró una señora emocionada al ver el hogar de los Madrigal, olvidando por un segundo que era un fantasía digital. La conexión con el público se hizo más sólida mientras otros seguían con la dinámica: “ajiaco, buñuelo, ¡Maluma!, se escuchaba en el cine entre carcajadas y momentos de un silencio respetuoso ante semejante puesta en escena y homenaje a Colombia.

Lo invitamos a leer:

Encanto realmente descresta, es divertida a más no poder y sabe llevar en un buen balance con momentos muy dramáticos y profundos que no caen en cursilerías, y que son capaces de sostener ese conflicto que lleva la protagonista al no responder a las expectativas de una abuela que ha mantenido a salvo la magia con la que fue bendecida la familia.

Mirabel no puede controlar el clima como la tía Pepa, cambiar de forma o tener la fuerza descomunal de su hermana Luisa, algo que le afecta un poco, pero que luego entiende que es parte esencial de su papel como protectora de los suyos. La verdad, el drama se va superando con giros de humor que llegan en el momento justo.

Más información;

Encanto ofrece algo más que el orgullo de retratar la idiosincrasia colombiana para el mundo, realmente es una experiencia visual sin precedentes y no exagera o se excede para robarles una sonrisa a quienes están del otro lado de la pantalla.

Además tiene la magia y la delicadeza de hablar de cosas serias como la violencia y la capacidad de resiliencia que tienen los colombianos para sobrepasar el dolor. No hay que preocuparse, eso solo se revela en unos trazos muy finos dentro de una trama bonita que es posible que lleve corriendo a más de uno a abrazar a su abuela o a su mamá. A la salida del cine todos salimos sonriendo.

Andrés Hoyos Vargas
@AndresHoy1