Vida

Román: "Manizales tiene la mejor feria del mundo"

Román:
Cumple su tercer año anunciado en Manizales, que le ha recibido como propio y a la que regresa después de una temporada de gloria y sangre. Retorno.

David Jaramillo

Madrid (España)

Desde que Román hizo el paseíllo por primera vez en la plaza de toros de Manizales el 10 de enero de 2017, cayó de pie en el gusto de la afición. Su carisma, espontaneidad y frescura, aunadas con el gran valor que posee, la capacidad que demuestra delante del toro y la entrega que derrocha en la plaza, le han valido no sólo la aprobación y el respeto de los manizaleños, sino también su cariño, sobre todo de los aficionados más jóvenes, que se identifican con su sencilla forma de ser y su determinación.

Justamente, esto último, esa capacidad para superarse y la firme convicción de llegar a lo más alto es lo que le ha llevado a superar una temporada que le ha puesto a prueba en muchos sentidos. En diálogo con , previo a sus viajes a América, esto comentó:

Román, no ha sido un año fácil, pero el balance final es muy positivo...

Sí, me ha pasado de todo este año, pero estoy muy contento de cómo ha terminado la temporada. Mi paso por Valencia y Madrid me sirvió para que muchos aficionados que todavía no me habían visto o valorado mejor, me respetaran más y vieran que soy un torero en evolución, que estoy en ese crecimiento. La pena fue la cornada, que paró todo en el mejor momento.

Ha sido una de las cornadas más graves del año. Se temió por su vida.

Sí, fue muy dura. Recuerdo que viniste a verme al hospital y lo agradezco. También tengo que agradecer a toda la gente de Colombia que se preocupó por mí. No fue fácil superar un golpe tan fuerte, de hecho, me costó volver a coger el sitio, recuperar el ritmo, pero creo que es algo lógico. Lo positivo es que, a partir de Bilbao, volví a tener buenas sensaciones y terminé la temporada a muy buen nivel.

Al final, la experiencia es un grado.

Sí, quieras que no, ya es mi sexto año de alternativa y aunque sé que me queda mucho para llegar a donde quiero, esa experiencia se va notando. Ganas en seguridad, en técnica, también en naturalidad y en expresión, porque al ir sumando todo esto, al estar más maduro, empieza a salir poco a poco el toreo que llevas dentro, que sientes.

Supongo que se es el Román que quiere enseñar en Manizales este año.

Por supuesto. ¿Quieres que te diga algo?

Claro.

La verdad, es que estoy enamorado de Manizales. Desde que llegué en 2017, me acogieron con los brazos abiertos, es un público maravilloso y, puede sonar exagerado, pero creo, personalmente, que es la mejor feria del mundo. Lo digo de corazón. Por lo menos, de los sitios en los que he toreado, de lejos es la mejor. Me conoces y sabes que no me gusta decir cosas que no siento, pero es que sólo es pensar que voy a torear en Manizales y me dan ganas de coger un capote y ponerme a entrenar para salir a darlo todo allí.

Has toreado en Madrid, en Sevilla, en Bilbao, en las plazas más importantes del mundo taurino... ¿Por qué Manizales es diferente?

En ninguna de las plazas que mencionas, y en las otras que he pisado, la gente va con la disposición con la que van en Manizales. Allí la gente va dispuesta a disfrutar, a pasárselo bien en una tarde de toros. ¡Ojo! Que no estoy diciendo que no sean exigentes o no sean críticos con lo que tienen que serlo, pero es la actitud, el respeto hacia el torero, la manera de vivir el toreo. Ver esa plaza llena todos los días, incluso en la novillada, que la gente no se mueva, aunque el cielo les caiga encima, eso no lo he visto en ninguna parte. Además, creo que el trabajo que hace Juan Carlos Gómez, como defiende la feria para que el Hospital tenga su dinero, las actividades que hacen los chicos de la Juventud Taurina, que, además, es única en el mundo, porque no conozco ninguna plaza con tanto joven aficionado abonado… En fin, ves vida en la plaza. Te digo sinceramente que es la mejor plaza del mundo.

Se nota que le han tratado bien.

Sí, bueno… El primer año (en 2017) tuve tiempo de compartir más, de ir a comer, a pasear, conocer un poco la ciudad. Me gusta enterarme un poco de dónde toreo. El año pasado no tuve mucho tiempo para hacerlo, pero, la verdad, me identifico mucho con Manizales y es cierto que me han tratado con mucho respeto y muchísimo cariño. He hecho muy buenos amigos allí y en Colombia en general. Es un país que me gusta mucho.

¿Qué es lo que más le gusta de Colombia?

Todo, la gente, sobre todo, esa cercanía con la que te tratan y lo cómodo que te hacen sentir siempre es muy agradable, también lo diferente que es el país, los paisajes… Cartagena de Indias me encanta. También, en Bogotá, hay un sitio que para mí es para obligada: “Andrés, carne de res”. La carne, las arepas… Es todo. Ya te digo que quiero volver siempre a Colombia.

De momento, el martes 7 de enero vuelve para torear, nuevamente, los toros de Santa Bárbara.

Bueno, voy antes a Cali, debuto en esa feria y tengo muchas ganas de triunfar también allí. Estaré el 31 de diciembre y luego me quedaré tentando en el campo para prepararme para Manizales. Me gusta mucho torear de nuevo lo de Santa Bárbara. Es cierto que no tuve mucha suerte el año pasado con ellos, pero después, Carlos Barbero, quien siempre se ha portado fenomenal conmigo, nos hemos hecho muy amigos, me regaló cuatro toros para torearlos en el campo y tengo que decir que uno de ellos ha sido de los mejores toros que he toreado en mi vida.

¿Le gusta el cartel?

Me encanta, además de la ganadería, me gusta compartir con un pedazo de torero como es El Cid en su última tarde vestido de luces, creo que es un privilegio. Y también ser testigo en la alternativa de Juan Sebastián Hernández. Creo que es bueno que Colombia siga dando toreros para que el toreo vuelva a coger fuerza allí.

¿Conoce la situación actual del toreo en el país?

No todo lo que debiera, seguramente, pero sé de la salud de Manizales, de las dificultades en Bogotá, aunque parece que hay una empresa que va a apostar por hacer mantener la fiesta allí, de que Medellín se ha quedado un año más sin toros y que Cali va recuperando nuevamente su nivel. También que al toro colombiano le falta ser más regular y que en España no hemos tratado bien a los toreros colombianos, que merecen más oportunidades.