Vida

'Quienes perdonan tienen un propósito de vida más elevado'

'Quienes perdonan tienen un propósito de vida más elevado'

Luego de varios años de sufrir depresión y de realizar un proceso de autotransformación con el que ha logrado ayudar a otras personas con enfermedades similares, Andrea Ortega es ahora la líder del proyecto ‘Construyendo comunidades que perdonan alrededor del mundo’.

Abogada de profesión, con un máster en psicología positiva aplicada de la Universidad de Pensilvania, Ortega fue elegida para dirigir en Colombia este proyecto ideado por la Universidad de Hong Kong (que cuenta con una beca de un millón de dólares otorgada por World Charity Foundation para que se implemente en seis países que enfrentan grandes retos en el tema del perdón, entre esos Colombia).

Andrea Ortega

Andrea Ortega Bechara, directora en Colombiadel proyecto ‘Construyendo comunidades que perdonan’.

Ortega fue seleccionada gracias a una iniciativa que realiza desde el 2016, conocida como ‘Ciencia para la paz’, basada en la psicología positiva o ciencia de la felicidad. Ortega explica que con esta iniciativa logró “medir el nivel de estrés postraumático que sufrían las víctimas del conflicto armado y brindarles competencias como el perdón para que pudieran superar este estado”.

Este modelo del perdón que comenzó a implementarse este año espera que las personas intervenidas logren superar a través del perdón el estrés postraumático producto de la guerra

Ahora ella seleccionará en total a 2.600 personas víctimas del conflicto armado del barrio El Recuerdo en Montería y de la Universidad del Sinú, para aplicar este modelo del perdón que comenzó a implementarse este año y con el cual espera que las personas intervenidas logren superar a través del perdón el estrés postraumático producto de la guerra.

Ortega habló con sobre la importancia del perdón y el funcionamiento de este proyecto en el país.

¿Por qué es importante el perdón?

El perdón es crucial por dos factores: primero, porque construimos esa capacidad de tomar a una persona o entidad que nos haya ofendido para tratarla dignamente. Es decir, no vamos a autorizar la violencia para resolver el conflicto, será sin manifestaciones violentas.

El segundo es más a nivel emocional, que es el más difícil; requiere que la persona reemplace las emociones negativas que trae el sentirse herido u ofendido por emociones neutras o positivas para deshacer todos los sentimientos malos que vienen de haber sido heridos.

¿Qué beneficios trae el perdonar?

Tiene beneficios sociales, como vivir en armonía con otros. En el momento en el que superamos las ofensas y no respondemos con venganza para resolver los conflictos, se vive en paz. No recurriremos a la violencia para solucionar los conflictos, sino que se buscarán otras alternativas.

Quienes perdonan tienen una conexión más elevada con lo divino y, a menudo, un propósito de vida más elevado

Además, está demostrado que el perdón trae beneficios espirituales. Quienes perdonan tienen una conexión más elevada con lo divino y, a menudo, un propósito de vida más elevado.

¿Cómo se inicia ese proceso para perdonar?

El primer paso es evaluar y diagnosticar qué estamos cargando por dentro. La falta de perdón se manifiesta en elementos y pensamientos negativos, y a la mente le encanta engancharse en esas ofensas del pasado y pensar en el futuro, cómo vamos a desquitarnos, a tener venganza, lo que no nos permite llevar una vida plena.

El primer paso es evaluar y diagnosticar qué estamos cargando por dentro. La falta de perdón se manifiesta en elementos y pensamientos negativos

El siguiente paso es tomar la decisión de perdonar. Muchas veces no es fácil, pero una vez tomada esta decisión debemos dar el paso de deshacernos de ese dolor. Entonces debemos aplicar los puntos del método Reach Forgiveness.

¿Cómo funciona este método del perdón?

Son cinco pasos en los que, de acuerdo con los acrónimos, se busca:

1)Recordar la ofensa, porque para perdonar primero hay que saber qué la causó.

2)Empatizar con el ofensor, ponernos en los zapatos del agresor y transformar esas emociones negativas.

3)Hacer un legado altruista. Es decir, aunque el ofensor no merezca nuestro perdón, de todas formas vamos a regalárselo.

4)Compromiso, para mantener en el tiempo esa decisión de perdonar.5)Aferrarse a la decisión de ese compromiso de perdonar.

¿Y por qué perdonar ayuda a liberar heridas?

Está demostrado que quienes logran perdonar tienen menor liberación de cortisol, que es la hormona del estrés. Entonces, las personas que guardan heridas u ofensas tienen un nivel de estrés mucho más alto.

Estudios revelan que perdonar ayuda a liberar tensión, además de reducir los niveles de ansiedad y depresión, generando un mayor bienestar

Así mismo, a nivel fisiológico, estudios revelan que perdonar ayuda a liberar tensión, además de reducir los niveles de ansiedad y depresión, generando un mayor bienestar.

En ese sentido, ¿por qué se decide implementar este proyecto en el país?

Con ‘Ciencia para la paz’ recolectamos una muestra de más de 4.000 víctimas del conflicto en distintas regiones del país donde evaluamos y diagnosticamos el impacto psicológico de la guerra sobre estas y pudimos identificar cuáles son los niveles de estrés, de ansiedad y de depresión.

Con ellos observamos que a nivel nacional se han medido ciertas competencias claves para calcular el estrés postraumático, pero no competencias para superar ese estado, como el perdón, la esperanza y la resiliencia.

¿Cómo se implementará?

El desarrollo de este proyecto contará con dos fases, la primera será un estudio que contará con la participación de 600 personas, las cuales, con un software que estamos desarrollando, podrán acceder al manual de perdón para pasar por cada una de las fases del método. La idea es que, posteriormente, a través de un sistema de evaluación podamos medir qué tan efectivo es el método.

La segunda fase es una campaña del perdón con 2.000 personas en total que corresponden a la comunidad del barrio El Recuerdo en Montería y a estudiantes y trabajadores de la Universidad del Sinú, con los que se realizarán actividades sucesivas para hacer una pedagogía sobre el perdón.

Con esto buscamos probar qué tanto pudimos aumentar el conocimiento de la población sobre el perdón y los beneficios que se obtuvieron a nivel comunitario.

¿En cuánto tiempo llevarán la intervención y a cuántas personas esperan llegar?

La idea es que la primera intervención esté concluida para octubre de este año y que así se logre escalar esta iniciativa a nivel nacional, y que ojalá pueda convertirse en una intervención de salud pública.

DANIELA GALLO HIDALGO
REDACCIÓN VIDA