Vida

Orinar después de aquello es muy sano / Sexo con Esther

Orinar después de aquello es muy sano / Sexo con Esther

Aunque suene prosaico y poco romántico, evacuar la vejiga, justo después del aquello, es una recomendación tan saludable que debería formar parte ineludible del equipaje del que hay que disponer para ir a la cama de manera segura.

Y no se trata de maltratarle el pospolvo a nadie, sino de echar mano de los resultados de muchos estudios que dan cuenta de que el sexo es una de las principales causas del desarrollo de las molestas y complicadas infecciones en nuestras vías urinarias.

Esto en razón a que nuestra uretra –el ducto por el que sale la orina desde la vejiga– es más corta que la de los hombres, lo que hace más fácil que las bacterias que merodean por la planta baja y que se instalan indebidamente en la puerta de entrada de las vías urinarias sean empujadas hacia adentro con los movimientos amatorios.

De ahí que –en una lógica elemental– bajo la premisa de que la orina es un líquido por lo general aséptico, es decir libre de gérmenes, hacerla pasar por la zona después del ‘merequetengue’, sería una especie de lavado que expulsaría cualquier intruso que se haya podido colar.

Pero no basta con orinar, sino que hay que hacerlo lo antes posible. De hecho, los médicos recomiendan que se haga en los 45 minutos que siguen al final de la encamada, independientemente de la calidad que haya tenido el polvo. En otras palabras, hay que hacerlo siempre.

Ahora, el hecho de que los señores tengan la uretra un poco más prolongada no los blinda de padecer este tipo de infecciones, sino que en ellos son menos frecuentes, de ahí que también se les recomienda una orinadita saludable, previa a que se pongan a roncar.

Con todo, no sobra reiterar que el uso irrestricto de los condones es la medida insuperable para evitar estas molestias y la transmisión de otras enfermedades de transmisión sexual. Así que ponérselos, darles uso, quitárselos y orinar sería el protocolo debido después de los orgasmos.

Y esto aplica para todo tipo de polvos, inclusive en los llamados rapiditos. No olviden que, incluso en esos casos, se tienen 45 minutos para librarse de infecciones y ademas para bañarse como debe ser. Hasta luego

ESTHER BALAC