Vida

Ordenación de sacerdotisa no es válida en la Iglesia: Monseñor Álvarez

Ordenación de sacerdotisa no es válida en la Iglesia: Monseñor Álvarez

Elkin Álvarez Botero, secretario de la Conferencia Episcopal y obispo auxiliar de Medellín, indicó que la ‘ordenación’ como ‘sacerdotisa’ de la señora Sandra Parra, que en redes sociales se presenta como ‘terapeuta de sanación y empresaria’, no tiene ninguna validez en la Iglesia Católica.

Así lo indicó el Prelado este martes en declaraciones al portal ACI Prensa, agencia de noticias católica con sede en Lima, Perú, en las cuales se pronunció sobre la ‘ordenación’ de Parra, que se efectuó el pasado en Colombia, una ceremonia que ha causado confusión en fieles católicos, especialmente al ver en redes sociales las fotos de la mujer y su esposo, ambos vestidos como sacerdotes.

(Le puede interesar: 'Casadas por lo civil son prostitutas gratis': Iglesia Ortodoxa Rusa)

“Ese evento no tiene ninguna validez. En el contexto de la Iglesia Católica, en la enseñanza de los Papas, está muy claro. Concretamente se lee en el numeral 1577 del Catecismo de la Iglesia y en el canon 1024 del Código de Derecho Canónico, cuando se pregunta quién puede recibir la sagrada ordenación se responde que solo el varón bautizado recibe válidamente la sagrada ordenación, y en el canon siguiente se precisa los demás requisitos”, explicó monseñor Álvarez.

Además, agrega que “así que, por lo menos para la Iglesia Católica que está en comunión con el papa Francisco, no hay una real validez de esta ordenación”.

Sandra Parra, en su cuenta de Facebook, destaca en sus textos que "los cientos de testimonios sobre experiencias con seres espirituales, potestades, entidades, espíritus, brujos, demonios, pero también con presencias divinas, como ángeles, arcángeles, Jesús, la Virgen María y hasta con Dios, no dejan lugar a dudas que Sandra tiene el don de pasar en ambos mundos y en los que se libra una guerra que afecta a las personas en el mundo real”.

Sandra Parra

Imagen de Sandra Parra y su esposo, subida a su cuenta de Facebook, vestidos como sacerdotes, tras la ceremonia de 'ordenación'.

De igual forma, Parra ha creado 'Juego de los ricos', algo que se describe en su cuenta de Facebook como un “entrenamiento financiero integral que transforma la vida de las personas permitiéndoles desarrollar su potencial libre de ataduras”.

Parra promueve eventos de “liberación y sanación” en Medellín, Pereira, Armenia, Cali, Villavicencio y Bogotá, entre otras ciudades. Además, en algunos videos de su cuenta se pueden ver 'exorcismos' realizados por ella.

(Lea también: 'La pedofilia no mata a nadie, el aborto sí', asegura cura de EE. UU.)

En su Facebook, la mujer también ofrece la inscripción a una “Escuela de dones” para pertenecer a un “grupo selecto de Guerreros de Dios”. La matrícula tiene un costo de US$ 1.299 dólares, cuyo cupo se puede separar con 150 dólares.

Puede haber entre nosotros otras confesiones religiosas. Lo que no se puede decir es que haya un católico de esta comunión con el Papa que pueda vivir aislado de la Iglesia entera

Monseñor Álvarez también dijo al respecto que los católicos independientes, como se hace llamar Parra y los sacerdotes que la acompañan, que “puede haber grupos, claro está, que no pertenecen a la comunión tradicional y al credo que nosotros expresamos como la firme tradición a la Iglesia. Es decir, puede haber entre nosotros otras confesiones religiosas. Lo que no se puede decir es que haya un católico de esta comunión con el Papa que pueda vivir aislado de la Iglesia entera”.

Sobre la posibilidad de que Sandra Parra haya incurrido en cisma o excomunión, el obispo auxiliar de Medellín recordó que al no estar ella “en verdadera comunión con la Iglesia Católica, Apostólica y Romana no se puede hablar de una excomunión, porque se necesita poder tener la comunión para expresar el remedio o la pena que intenta que la persona rectifique”.

El prelado concluyó que, si bien la 'ordenación' habría ocurrido en Medellín, “la Arquidiócesis no puede responder a nivel de documentos o de otras realidades de sacramentos, por actos que se realicen con estas personas”.