Vida

'Nuestra esperanza está en que los turistas se cuiden y vengan'

'Nuestra esperanza está en que los turistas se cuiden y vengan'

Sí, las cifras y las consecuencias son abrumadoras: el Foro Mundial del Turismo estima que el 2020 cerrará con pérdidas cercanas a los US$3 billones en el sector y el Consejo Mundial del Viaje y Turismo informó que la caída de ingresos ha representado el despido de 12,4 millones de trabajadores alrededor del mundo a raíz de la pandemia.

Lea también: San Andrés, la coqueta del Caribe, lista para recibir visitantes

Lo anterior ha implicado el quiebre masivo de empresas, el cierre de aeropuertos, la reducción de las frecuencias de vuelos y la sobrevivencia en medio de este panorama de los pequeños empresarios del sector, que se levantan con dificultad.

Sin embargo, la llegada de las vacunas a ciertos lugares y las reaperturas han permitido también a los negocios fortalecer ciertos procesos para volver a abrir sus puertas, y con ello evolucionar hacia un turismo mucho más enfocado en las necesidades de las personas, teniendo en cuenta que el turista también cambió.

Por ello, hace unos días la presidenta del Fondo Nacional de Turismo (Fontur), Raquel Garavito, informó que el turismo en Colombia se ha recuperado en un 20 por ciento, luego del cierre total que tuvo la industria.

Además: Hostales en Colombia se enfocan en los turistas nacionales

En ese sentido, los pequeños empresarios también han buscado abrirse un espacio y llevar sus negocios locales a la ‘nueva normalidad’, con las dificultades adicionales que para ellos representa levantarse.

“Después de seis meses cerrados, cuando abrimos en septiembre, empezaron las personas a salir desaforadamente, pero llegó noviembre y diciembre y ese empeño mermó bastante dado que la gente tiene más precauciones. Por ello, nuestra esperanza está en que los turistas se cuiden y vengan”, indicó a Mario Cifuentes, dueño de Maloca de los vientos y Hacienda El Edén Hotel, dos pequeños emprendimientos ubicados en El Cerrito, Valle del Cauca.

Hacienda El Edén Hotel y Maloka de los vientos

En Maloca de los vientos se pueden realizar actividades deportivas.

Para Cifuentes, precisamente los pequeños empresarios son quienes más difícil la han pasado en medio de la pandemia, y las ayudas no llegan a todos, lo cual contrasta con la disposición y las ganas de los locales de sacar adelante aquellos hoteles a los que le han dedicado sus vidas, y de los que dependen sus familias.

Al igual que Cifuentes, Elizabeth Mena, dueña de La Bayka, un pequeño ecohotel ubicado en Nuquí, en el Chocó, asegura que no ha sido fácil para ella, pero que ya se están viendo más turistas llegando a la zona, por lo que esperan que la temporada de diciembre sea mucho más movida para así también poder generar empleo a otras familias.

“La gente nos han dicho que ahora prefieren destinos de naturaleza, que los alejen de las aglomeraciones y del covid-19. Nosotros tenemos eso, solo queremos que nos vean y que los visitantes sientan que aquí, aunque no somos tan grandes, también los atenderemos y los cuidaremos como si estuvieran en casa”, mencionó Mena.
Jhon Janio Álvarez, dueño de la Reserva Aguamarina Hotel y Cabañas, ubicada en Ladrilleros, explica, en cambio, que a su pueblo nunca llegó el covid.

Reserva Aguamarina Hotel y Cabañas, ubicada en Ladrilleros,

Reserva Aguamarina Hotel y Cabañas, ubicada en Ladrilleros,

“Aquí no supimos lo que era el virus, pero sí vivimos las consecuencias económicas, porque no llegaron turistas, y la mayoría de los pobladores de La Bocana, Pianguita, Ladrilleros y otras poblaciones, vivimos de ello. Incluso teníamos miedo de que con la reapertura nos entraran casos, pero no ha sido así, y la gente en cambio viene feliz porque está en un lugar donde no se siente insegura”, explicó Álvarez a este diario.

(Además: De doctor a paciente con coronavirus, médico narra sus días en una UCI)

En su caso, y según cifras de Transportes Marítimos Portuarios (TMP), para el 2019 el sector movió 177.465 personas que fueron a visitar al Pacífico. “Muchas de ellas atraídas por las ballenas, la pesca, un buen sancocho de pargo o simplemente a tomarse un biche curado”, añadió.

Naturaleza, la tendencia

Y es que los tres pequeños empresarios coinciden en que el turismo de naturaleza será uno de los atractivos más solicitados luego de la pandemia, y los estudios los respaldan.

De acuerdo con la plataforma Booking.com, el 69 por ciento de los viajeros elegirán opciones de viajes más sostenibles.

“Es que aquí los aforos no son como en las grandes playas. Nuestros hoteles son pequeños y las playas y la selva son amplias, lo que permite que tengamos control y una buena y personalizada atención al turista, que busca ahora caminar entre la selva, nadar en el mar y participar de actividades culturales como los arrullos, que son nuestras novenas tradicionales”, finalizó Álvarez.

María del Mar Quintana Cataño
@ViajarET