Vida

Método Sakuma, el fenómeno 'fitness' de los cuatro minutos

Método Sakuma, el fenómeno 'fitness' de los cuatro minutos

Ejercicios sencillos y de corta duración son el ‘arma’ de esta rutina de entrenamiento que le da la vuelta al mundo y que promete ‘tonificar las zonas rebeldes del cuerpo en un mes’, así como mejorar la postura.

Solo cuatro minutos diarios. Esa es la promesa del método Sakuma, creado por el entrenador japonés Kenichi Sakuma para perder peso en poco tiempo y tonificar notablemente el cuerpo a partir de la segunda semana. Un modelo de entrenamiento compuesto por movimientos moderados y una dieta basada en el consumo de proteínas de calidad que se ha convertido rápidamente en un fenómeno del 'fitness' mundial.

Sakuma ha sido calificado como el ‘Marie Kondo del fitness’, en referencia a la japonesa gurú del orden y creadora del elogiado método KonMari que vendió 12 millones de libros en el mundo. Este nuevo gurú japonés se hizo mundialmente famoso por sus 'best sellers' 'El método Sakuma' (2019) y 'El método Sakuma Full Body' (2020), editados por Kitsune Books y con ventas superiores a los dos millones de ejemplares en Japón.

“Tonificar el cuerpo. Veo una silla. Me interesa”, dice animado uno de los comentarios en un video de YouTube en el que Sakuma explica de manera sencilla y concisa algunos de los ejercicios de su método, que no requiere grandes esfuerzos físicos ni implementos especializados. El método del japonés puede ser replicado usando el peso corporal, una silla o colchoneta, además de la disposición personal para seguir con precisión cada postura y sus respectivos intervalos. 

(Lea también: Rutinas físicas para bajar el nivel de ansiedad)

Un método de claves sencillas

Cada uno de los ejercicios del método Sakuma dura un minuto, lo que hace que en tan solo cuatro se trabajen las zonas del cuerpo más propensas a acumular grasa localizada: cintura, abdomen, muslos, brazos, glúteos, torso y espalda.

“La clave radica en fortalecer los músculos de forma equilibrada para incrementar la energía que consume nuestro cuerpo (es decir, la quema de calorías), incluso en reposo, sin necesidad de hacer un esfuerzo extra”, afirmó el preparador físico durante la presentación de su último libro en Madrid (España).

Sin duda se trata de un método atractivo, pues es apto para todas las edades y promete no causar un efecto rebote si se hacen los ejercicios adecuados, según ha dicho en diversos espacios el japonés, que ha sido entrenador personal de modelos niponas y es propietario de la cadena de gimnasios CharmBody, con sedes en varias ciudades de Asia y Estados Unidos.

Como persigue la búsqueda del equilibrio físico, el método Sakuma requiere complementar los ejercicios con una dieta que privilegia el desayuno durante los primeros treinta minutos del día e integra el consumo de 1,5 gramos proteínas por cada kilogramo de peso en varias comidas al día (90 gramos diarios para una persona con 60 kilos de peso). El autor también sugiere que esta ingesta sea preferiblemente de huevos, carne y mariscos, con un escaso o nulo consumo de alcohol y alimentos procesados.

(Le pude interesar: Pilates, una opción para aprovechar en casa)

“La mayoría de la gente hace muchos abdominales y está acostumbrada a contraerlos, pero también hay que extenderlos para poder moldearlos bien”, explica Sakuma, licenciado en Educación Física, al inicio de un video del medio digital 'HuffPost' que muestra parte de su método en YouTube.

Tonificar el abdomen, lograr una cintura esbelta y reducir el volumen de los muslos son algunos de los objetivos clave de este entrenamiento que estimula los músculos y articulaciones menos usados por las personas en la vida diaria y que se convierten en zonas acumulación de grasa.

Cruzar una pierna intercaladamente por encima del torso mientras se está acostado boca arriba en una colchoneta, o inclinar el torso a un lado y otro del cuerpo conservando la espalda recta mientras se está sentado en una silla son algunos de los movimientos que explica Sakuma en su libro y vídeos promocionales para perder peso y tonificar el cuerpo.

(Lea además: ‘¡No busquemos excusas para adoptar hábitos saludables!’)

Aunque la característica principal de este método es que concentra mucho trabajo en poco tiempo, no exige un desgaste físico intenso o movimientos de alto impacto, como los ejercicios más tradicionales para trabajar abdomen o glúteos. Ese es uno de sus grandes atractivos, pues las personas sienten que encuentran en el Sakuma una rutina que no es agresiva con su bajo nivel de actividad física y les ayuda a corregir la mala postura corporal para conservar los resultados a largo plazo.

La mayoría de la gente hace muchos abdominales y está acostumbrada a contraerlos, pero también hay que extenderlos para poder moldearlos bien

Un complemento sugerido

En abril pasado, Eva Ferrer, especialista en Medicina Deportiva del hospital Sant Joan de Deú, de Barcelona, le dijo a la revista 'Vogue' España que el Sakuma no le parecía perjudicial siempre y cuando las personas que lo practicaran no tuvieran “problemas cardíacos o de articulaciones”.

La especialista consultada por 'Vogue' aconsejó integrar “un ejercicio aeróbico, como recomienda la Organización Mundial de la Salud: unos 30 minutos al día de caminar, nadar, correr o ir en bicicleta” para mantenerse más saludable.

Sin movimientos complejos ni dietas milagro, el método creado por Kenichi Sakuma está en la onda 'fitness' de integrar hábitos saludables a la vida cotidiana y de restablecer el equilibrio corporal reactivando las partes del cuerpo que las rutinas sedentarias y laborales dejan en desuso.

Ya sea por su sencillez extrema o por la flexibilidad que ofrece para personas de distintos estilos de vida, el Sakuma ha marcado la tendencia del fitness en el primer semestre de 2020 y se consolida como uno de los métodos de entrenamiento más llamativos para millones en el mundo.

(Le puede interesar complementar este contenido leyendo: Trastornos alimenticios en época de pandemia)

KAREN ANDREA PARRADO BELTRÁN
ESCUELA DE PERIODISMO MULTIMEDIA
[email protected] @piedemosca