Vida

Las plantas están desapareciendo a una velocidad nunca antes vista

Las plantas están desapareciendo a una velocidad nunca antes vista

Por primera vez en la historia, científicos del Real Jardín Botánico Kew (Reino Unido) y de la Universidad de Estocolmo han realizado un análisis completo de todos los datos registrados sobre la extinción de plantas en el mundo. El resultado es alarmante: las plantas se están extinguiendo 500 veces más rápido de lo normal. 

El estudio, publicado en la revista Nature Ecology & Evolution, señala que la cifra de plantas que se han perdido (571 tipos) es el doble del número total de pájaros, mamíferos y anfibios extinguidos, y que esto se debe al impacto de los humanos, la deforestación, la tala masiva, la introducción de especies ganaderas o el avance de la agricultura.

A través de la observación de más de 330.000 especies, los expertos encontraron que los sitios de mayor riesgo son las islas, los trópicos y climas mediterráneos. En Colombia, por ejemplo, se han perdido de 3 a 5 especies.

Según Nature, "el trabajo proviene de una base de datos compilada que el botánico Rafaël Govaerts comenzó en 1988 para rastrear el estado de todas las especies de plantas conocidas."

Además de ello, un mapa de extinciones de plantas producido por el equipo muestra que la flora en áreas de alta biodiversidad y poblaciones humanas en crecimiento, como Madagascar, las selvas tropicales de Brasil, India y Sudáfrica, están en mayor riesgo. 

A pesar de que los investigadores curaron cuidadosamente la base de datos de extinción de plantas, "los números del estudio son casi seguramente una subestimación del problema", dice Jurriaan de Vos, filogenetista de la Universidad de Basilea en Suiza.

Este hallazgo prende todas las alarmas, porque las plantas "sostienen toda la vida en la Tierra, proporcionan el oxigeno que respiramos, el alimento que comemos y forman la columna vertebral de los ecosistemas del mundo, por lo que su extinción es una mala noticia para todas las especies", recordó el coautor del estudio Eimear Nic Lughadha del Real Jardín Botánico Kew, quien también cree que ayudará a predecir (y tratar de evitar) futuras extinciones tanto de plantas como de otros organismos.

Uno de los casos más recordados y citados por el comunicado es el del sándalo de Chile, "Santalum fernandezianum", un árbol que crecía en el archipiélago de Juan Fernández y en la isla de Pascua.

A finales del siglo XIX, por su explotación intensiva, casi todos los ejemplares habían sido talados. El último de su especie fue fotografiado en agosto de 1908 en la isla Robinson Crusoe y aunque a lo largo de los años se ha informado de su existencia en Alejandro Selkrik -ambas islas del archipiélago Juan Fernández- nunca ha podido confirmarse y las repetidas búsquedas han sido infructuosas.