Vida

La lucha de los toreros colombianos por abrirse camino en España

La lucha de los toreros colombianos por abrirse camino en España
Durante la segunda quincena de agosto y la primera de septiembre se concentra el grueso de la temporada taurina en Europa. Los colombianos buscan abrirse un lugar en el circuito. Esfuerzo.

David Jaramillo

Madrid (España)

No es un año fácil para los toreros colombianos en Europa. Las oportunidades escasean para todos y, en este momento, no hay un nombre nacional que tenga peso suficiente para colarse por derecho propio en las ferias, a excepción de las puntuales y dignísimas participaciones de Luis Bolívar en el ciclo sevillano de abril y de Sebastián Ritter en el San Isidro madrileño.

La situación es realmente complicada, pues son muchos los toreros que ahora han ganado fuerza suficiente para hacerse con esos sitios de privilegio y en Colombia, después de César Rincón y, un escalón por debajo, pero también con importancia, del propio Bolívar en años anteriores, no ha salido un nombre que irrumpa con el poder necesario para obligar a todos los empresarios a tenerle en cuenta. De hecho, tras el maestro bogotano, solo podríamos hablar de un fenómeno semejante con el que hoy mismo protagoniza el peruano Roca Rey.

Realidad

Esto no quiere decir que los toreros nacionales no estén vigentes, puesto que son varios los que están tocando las puertas de las empresas a la espera de una oportunidad. Y es justo esta semana, cuando la temporada explota con toda su fuerza, ya que entre agosto y septiembre se aglutinan casi la mitad de los festejos que se dan en Europa durante todo el año, cuando aparecen varios colombianos en escena.

Evidentemente, lo ideal seria verlos anunciados en ferias que se están dando en este momento, como en Bilbao, Málaga, San Sebastián, Gijón, Almería, Dax, Béziers o en las próximas de Albacete, Salamanca, Cuenca, Logroño, Palencia, Murcia, Colmenar Viejo, Nîmes, Arles, entre otros, pero al menos ellos siguen su dura lucha y procuran mantenerse activos para, más que nada, estar preparados cuando llegue la gran oportunidad en las ferias de postín y, por supuesto, para poder estar a la altura y responder con categoría en las feria colombianas, donde, dada la drástica disminución de festejos, ganarse un sitio no está garantizado para nadie.

Sobresalen

Hay que destacar que nuestro valor más internacional, Luis Bolívar, que hace unos días rompió con sus apoderados Manuel Álvarez Canorea y Leandro, sigue su camino en solitario a la espera de poder entrar en los carteles que prepara la empresa de Madrid para el mes de septiembre. El caleño cuenta con todas las papeletas para entrar en estas corridas, pues su inexplicable ausencia en San Isidro pesa entre los empresarios, pues no han hecho justicia con anteriores actuaciones de Bolívar en Las Ventas y en la feria de Sevilla, donde lleva un par de años destacando.

Mientras tanto, Luis no pierde oportunidad de estar delante de los pitones y este fin de semana se vio acartelado en sendos festivales en las localidades de Navalcán y Pedro Bernardo.

También toreó Sebastián Ritter, que dejó un gran sabor de boca en San Isidro, a pesar de la grave cornada que sufrió y de la que reapareció en el mismo ruedo el pasado jueves. Sin embargo, la corrida de Martín Lorca, pasada de kilos, no ofreció ninguna posibilidad de lucimiento al paisa, que, no obstante, mantiene su crédito intacto en la principal plaza del orbe taurino.

Intentos

Y es que la de Madrid se ha convertido en el clavo ardiendo al que se agarran los toreros que no tienen sitio en la temporada para darse a conocer. Por eso hay una fila de matadores que están a la espera de confirmar la alternativa en este ruedo, con la esperanza de dar una tarde que les permita salir reforzados.

Una lista que encabeza Juan de Castilla, afincado en Guadalajara, y que se pasa la temporada haciendo campo y tocando puertas. Hace precisamente una semana, el antioqueño viajó a Colombia para cortar una oreja con mucha fuerza en la corrida celebrada en Puente Piedra, dejando claro que está preparado para cualquier reto y que tiene argumentos de sobra para hacerse un sitio en Europa.

Con más experiencia, pero en una situación similar, se encuentran diestros como Guerrita Chico y José Arcila. Aunque el caleño ya confirmó en Madrid y vive de la profesión actuando en festivales, como los que tiene el 10 y el 21 de septiembre en Villarejo del Valle y Carrascalejo, así como una puntual aparición como sobresaliente el 7 del mismo mes en Dax, donde Emilio de Justo estoqueará en solitario una corrida de Victorino Martín, Guerrita sigue esperando la oportunidad este año de vestirse de luces en España.

Mientras que José Arcila, torero de Manizales todavía no ha podido trenzar ningún paseíllo este año en España, por donde también se han dejado ver diestros como Luis Miguel Castrillón, David Martínez o Ramsés, que al menos sí han tenido contacto con el campo español e intentado optar por la ansiada confirmación.

En otros escalafones, aparte de la única actuación del novillero Quinito en Sotillo de la Adrada, el pasado mes de junio, sólo destacan los nombres de los aspirantes Leandro Gutiérrez, que ganó el XVII Bolsín de la Rioja y ya suma cerca de una decena de paseíllos entre clases prácticas y novilladas de luces sin picadores.

El caleño, además, tiene serias posibilidades de llegar a la final del certamen “Camino hacia Las Ventas”, cuya final se celebra durante la Feria de Otoño en Madrid. También sin picadores, Santiago Viloria, hijo del picador Luis Viloria, que cumple temporada en la cuadrilla de Curro Díaz, toreó el pasado viernes 16 en Perales de Tajuña. El rejoneador Jacobo Botero, ante la falta de oportunidades en Europa, se encuentra toreando en distintos festejos a la portuguesa que se celebran en Estados Unidos.