Vida

La historia de la primera universidad privada que pasa a ser pública

La historia de la primera universidad privada que pasa a ser pública

En el segundo semestre del 2020 se espera que Colombia pase de tener 32 a 33 universidades públicas, luego de la transformación jurídica de la Fundación Universitaria Internacional del Trópico Americano (Unitrópico) de institución privada a oficial.

Recientemente, el Ministerio de Educación firmó el Convenio de Aportes de Financiación para Ente Universitario Autónomo, el cual garantiza aportes de la  Nación en 16.000 millones de pesos una vez Unitrópico -ubicada en Yopal (Casanare)- finalice su transformación a universidad pública. El pacto también contempla que la Gobernación del Casanare otorgará 2.500 millones de pesos y la institución dará otros 2.500 millones de pesos

En total, se espera que la universidad reciba 21.000 millones de pesos en cada vigencia, recursos que son permanentes en el tiempo y que crecerán de acuerdo con el IPC. Pero, ¿qué hay detrás de este movimiento? ¿por qué la universidad decidió hacer ese cambio? 

"La transformación de Unitrópico en institución de educación superior pública es un hecho histórico para el país y para esta región (Casanare) que no tiene una universidad de origen territorial. Unitrópico le dará mayores oportunidades a los jóvenes casanareños y de departamentos aledaños como de Vichada, Guaviare, Guainia y Vaupés", reconoce Luis Fernando Pérez Pérez, viceministro de Educación Superior, durante la firma del convenio, que se realizó el 30 de diciembre del 2019.

Expertos en el tema señalan que este hecho es relevante -además de la transformación- porque "antes de la Constitución del 91 no se ha vuelto a crear una universidad pública". 

Alexis Bohórquez, jefe de la oficina asesora jurídica de Unitrópico, le dijo a que el proceso de transformación inició desde hace varios años y era necesario "porque la universidad era de participación mixta, es decir 96 por ciento pública y 4 por ciento privada. Sin embargo, no tenía los beneficios que tienen las otras institución públicas del país, o sea, sin recursos".

La transformación de Unitrópico en institución de educación superior pública es un hecho histórico para el país y para esta región (Casanare) que no tiene una universidad de origen territorial

Bohórquez, quien es egresado de Unitrópico, explica que el proceso de transformación se divide en tres etapas: expedición de la ley 1937 de 2018, objeciones ante la Corte Constitucional y la consecución de recursos.

"En algunos aspectos de control y contabilidad, ciertos entes de control nos reconocían como una entidad pública (...). Sin embargo, dada su conformación, nunca recibió participación del Estado, solo la conformación patrimonial, que fue más de 2.600 millones de pesos. Siempre fue reconocida como institución privada", cuenta. 

El abogado explica que la idea de la transformación ha sido un proceso largo, que, incluso, surgió cuando era estudiante de la universidad.

"En el año 2008 un grupo de estudiantes nos preguntamos por qué no estaban otorgando unas becas si la universidad dependía de la Gobernación de Casanare. Ahí se encontró una limitante constitucional porque a las entidades privadas el Estado no puede inyectar recursos públicos (...). La universidad siempre ha estado bien económicamente, pero el proceso se generó por dignidad social", continúa.  

La Ley 1937 de 2018, que fue pensada y ejecutada por Bohórquez, tuvo los cuatro debates reglamentarios, dos de Cámara y dos de Senado; más dos debates de conciliación. El expresidente Juan Manuel Santos la objetó, pero el Congreso la negó. Luego se fue a la Corte Constitucional y finalmente fue sancionada. 

Una vez entró en vigencia varios periodistas y personas de la sociedad civil constituyeron una veeduría en Casanare "para presionar al gobierno departamental" e iniciar la transformación de Unitrópico.  Finalmente, lo único que faltaba era la asignación de recursos del Estado, que se realizó con la ayuda del actual Ministerio de Educación y el saliente gobernador del Casanare, Josué Alirio Barrera Rodríguez.

"El tema fue complicado. Imagínese una universidad que fue construida con recursos y en territorio del departamento, pero funcionaba como privada. Cuando entramos la primera apuesta fue: o es pública o no le metemos más recursos (...). Además, mi meta era que todos los casanareños tuvieran acceso a la educación superior de bajo costo", dice Barrera. 

"La necesidad que tuve cuando fui muchacho y no pude estudiar, porque solamente hice hasta tercero de bachillerato, me llevó a buscar soluciones para que los jóvenes del Casanare puedan terminar sus estudios e ingresar a la universidad", afirma Barrera, agregando que los cupos se podrían incrementar de 1.700 a 3.000 con la transformación

En una misma posición se encuentra José Luis Pérez, representante de los estudiantes ante el Consejo Superior de Unitrópico, pues afirma que con este proceso de cambio se abrirá la oportunidad para que más jóvenes puedan ingresar a la educación superior. 

"Es una gran oportunidad para Casanare, porque tendrá su primera universidad pública y así se podrán ofrecer muchas oportunidades. En esta región hay aproximadamente 9.000 estudiantes de grado 11 que se gradúan, de los cuales 3.000 solo tienen la oportunidad de acceder a la universidad. Imagínese, ahorita pueden haber muchos jóvenes recién graduados buscando otras oportunidades diferentes a estudiar", expone Pérez. 

Y agrega: "La mayoría de los estudiantes quieren que se convierta en pública porque dicen que la educación será mucho mejor y, además, se bajan los costos, porque se pasará de pagar entre 2 y 5 millones de pesos por matrícula a 600.000 pesos; eso es una ventaja muy grande". 

En este momento, según explica el jefe de la oficina asesora jurídica de Unitrópico, solamente hace falta que la institución educativa desarrolle un estudio de factibilidad financiera requerido por el Ministerio de Educación, que será evaluado por el Consejo Nacional de Educación Superior

Cuando se haga efectivo el cambio de la institución, que se fundó en el 2000 y ofrece pregrados como Medicina Veterinaria y Zootecnia, Derecho, Ingeniería Agroforestal e Ingeniería Agroindustrial, entre otras carreras, la palabra Fundación no seguirá haciendo parte del nombre del centro académico. Quedará así: Universidad Internacional del Trópico Americano.

REDACCIÓN EDUCACIÓN​