Vida

La cultura en Manizales y Caldas necesita gestores

La cultura en Manizales y Caldas necesita gestores
La anotación es realizada por cinco expertos. 40 días para que lleguen los nuevos administradores de la cultura.

LISET ESPINOZA

MANIZALES

El listado de actividades e iniciativas culturales de Manizales y de Caldas es largo. En 40 días la cultura tendrá dos nuevos administradores, quienes deberán hacerla más visible, promoverla y preservarla. consultó a cinco personas vinculadas con la cultura para conocer, desde su experiencia, cómo deben ser quienes queden al frente del Instituto de Cultura y Turismo y de la Secretaría de Cultura de Caldas. Opinión.

Ángel María Ocampo, presidente de la Academia Caldense de Historia

Los que lleguen a dirigir la cultura deben conocer el sector y tener sensibilidad por las diferentes expresiones culturales tanto de Caldas como de Manizales, así como familiarizarse con todos los actores, porque es importante que sepan quiénes son los gestores. Asimismo, debe haber una preocupación permanente por gestionar recursos, porque la cultura es un área descuidada del Estado y se necesita de mucha gestión para obtener capital y hacer visible el arte.

Humberto Gallego, director de la Orquesta de Cámara de Caldas

Para administrar la cultura se necesitan dos elementos fundamentales que son el conocimiento y la sensibilidad, porque todo lo que se desarrolla con la cultura está enfocado en el ser, con lo humano así que debe ser objetivo a la hora de administrar.

Uriel Giraldo, poeta y director de la Sala de Teatro El Escondite

Debe tener en cuenta que son muchos los sectores no solo uno, así que a la hora de distribuir el presupuesto debe ser equitativo porque hay varias iniciativas culturales. También debe aplicar criterios diferenciales porque algunas iniciativas están por un tiempo, mientras que otras tienen programación permanente. En ese sentido, el manejo de los recursos tiene que ser más transparente por lo tanto debe haber más convocatorias, tener presente la trayectoria de las iniciativas y terminar con la contratación directa. Hay áreas que requieren más atención como la literatura que ha estado abandonada. Nos reclaman como gestores que nos asociemos, pero también los administradores de la cultura deben realizar actividades conjuntas, que nos integren como una política editorial pública que no existe y se necesita.

Alejandro Vargas, gestor cultural y fundador de Zend Entertainmer

Debe tener conocimiento y saber cómo manejar todas las políticas culturales desarrolladas por el Ministerio de Cultura porque de ahí se desprende todo. Es importante que conozca sobre economía naranja porque si bien están enfocados en el desarrollo cultural de la región y de la ciudad, las políticas culturales están enfocadas en salvaguardar la cultura y el patrimonio material e inmaterial cultural de las regiones, mientras que la economía naranja piensa en cómo hacer dinero con las manifestaciones artísticas y culturales. La cultura sí necesita apoyo fuerte del Estado para desarrollar todas las actividades artísticas, por ello debe comprender estas políticas para no trasgredir lo que hacen las demás organizaciones. Algo fundamental es que ser administrador no es decir tengo $1.500 millones y los repartiré en partes iguales o le daré más a unos que a otros. Se trata de cómo multiplicar esa cifra y cómo empezar a generar, a partir del arte y la cultura, un desarrollo económico para la ciudad. El reto grande para ambos es reunir el sector y no dividirlo, con el fin de que todos trabajemos en pro del sector y nos apoyemos. Eso no pasa, somos islas y competimos entre nosotros. Quienes lleguen a esos cargos deben hacernos conscientes de que trabajando juntos logramos grandes cosas. Alianza Suma o Manizales Más son referentes de cómo reunir al sector cultural.

Diego Escobar, docente de Historia de Arte y Estética de la Universidad Autónoma de Manizales.

La ciudad históricamente ha tenido una vocación y una construcción cultural. Muchos gobernantes se han ido olvidando de esa historia maravillosa. Se le fue dejando la tarea a un número de instituciones que han velado por la cultura, que no tienen esa vocación, pero que desde un área cultural apoyan esos campos artísticos. Las administraciones municipales y departamentales han generado proyectos que ayudan a tener recursos de mayor cuantía, pero no se tiene claro un plan de cultura grueso, concertado con los diferentes representantes de los campos artísticos y es hora de hacerlo. Por ejemplo, desde las artes plásticas no hay becas que sirvan para la proyección, el reconocimiento, entonces la ciudad tiene un plan de cultura importante, pero las convocatorias deben tener un alcance mayor. Lo otro es contar con espacios de cultura materializados, es decir, edificaciones más gruesas, un museo robusto arquitectónicamente. Eso falta, existen, pero son tímidas. Desde la Gobernación y la Alcaldía deben velar por hacer un plan cultural, una política cultural concertada para empezar a dialogar y darle mayor visibilidad a la cultura.