Vida

Estudiantes y trabajadores volvieron a las calles

Estudiantes y trabajadores volvieron a las calles

En la mañana del jueves, profesores de Fecode, miembros de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y estudiantes de distintas universidades salieron a las calles a manifestarse.

Las protestas tuvieron varias motivaciones que impulsaron a distintos sectores sociales a aglutinarse para expresar su inconformismo.

Entre los miembros de la CUT y Fecode, las protestas se hicieron principalmente para oponerse a las reformas pensional y laboral que contempla el Gobierno y lo que han denominado la “criminalización de la protesta social”.

Los estudiantes los respaldaron, pero tenían sus propias razones para marchar. “Lo que más indignación ha causado en el movimiento estudiantil fue lo que ocurrió con el artículo 44, que el Gobierno logró poner de nuevo en el Presupuesto General de la Nación”, dijo Alejandro Palacio, líder estudiantil de la Universidad Nacional.

Se refería a un artículo del presupuesto nacional que propone que las universidades públicas paguen “las sentencias o fallos proferidos en contra de la Nación con los recursos asignados por parte de esta”.

Así fueron las movilizaciones

Desde las 11 a. m. hubo marchas en la calle 26 a la altura de la carrera 28, donde se reunieron unas 800 personas. A los manifestantes los acompañaron gestores de convivencia y algunos miembros de la Policía.

En los alrededores de la Universidad Nacional algunos estudiantes bloquearon la calle 26. El Esmad tuvo un despliegue rápido y dispuso decenas de efectivos en las afueras de la institución.

Los estudiantes alzaron las manos como una señal de paz, lo cual no evitó que los miembros de la Fuerza Pública los hicieran retroceder y despejaran la vía. Posteriormente, se presentaron disturbios protagonizados por grupos de encapuchados que fueron controlados por uniformados del Esmad. Los manifestantes trataron de avanzar hacia la carrera 30, pero fueron dispersados con aturdidoras y gases lacrimógenos.

De otro lado, en la carrera 7.ª a la altura de la calle 40, frente a la Universidad Distrital, los manifestantes taponaron dos de los tres carriles de la vía. Pero casi a las tres de la tarde, los miembros de la Fuerza Pública gritaron: “Somos el escuadrón del Esmad, si no despejan la vía, nos veremos obligados a usar la fuerza”.

Justo después empezaron a lanzar bombas aturdidoras que generaron que los manifestantes se dispersaran. Más tarde, algunos encapuchados se enfrentaron con las autoridades.

A las cinco y media de la tarde, los miembros de la Fuerza Pública lograron controlar la situación y se retomó el flujo vehicular de la carrera 7.ª, que había estado congestionado en horas de la tarde.

A pesar de los desmanes, algunos miembros del movimiento estudiantil destacaron que la intención de la protesta social en esta oportunidad era otra.

"Lo que nosotros queremos siempre es que las movilizaciones sean pacíficas. En ese sentido , lo que tenemos es un movimiento estudiantil en el cual se rechaza la violencia venga de donde venga", dijo Esteban Páez, líder estudiantil de la Universidad Distrital.

Y, aunque distintos líderes estudiantiles destacaron la tranquilidad de las movilizaciones, estas, en su mayoría, se dispersaron después de la intervención del Esmad, que se enfrentó durante toda la jornada a grupos específicos de encapuchados.

REDACCIÓN BOGOTÁ
Twitter: @BogotaET