Vida

Estas son las lecciones del mejor profesor del mundo

Estas son las lecciones del mejor profesor del mundo

Peter se veía cansado. Ha estado viajando por Chile, Brasil, Argentina y Colombia en una gira latinoamericana. Su objetivo: contar cómo se convirtió en el mejor profesor del mundo a partir de su modelo educativo

Tabichi, de 36 años, fue el ganador del Global Teacher Prize 2019, un galardón que entrega cada año, desde 2014, la Fundación Varkey de Dubái.

En su paso por el país visitó Bogotá y Medellín, ofreciendo charlas y reuniéndose con distintos actores del sector académico. En la capital, Peter Tabichi, oriundo de Kisii (Kenia), estuvo en el colegio Gimnasio Moderno y tuvo la oportunidad de hablar con él. 

El docente -vistiendo una camisa típica de Argentina-, dice que en América Latina ha encontrado problemas educativos similares a los de Kenia. 

"Hay muchos desafíos relacionados con la educación en países como África y Colombia. Incluso, globalmente porque tenemos retos como el cambio climático y la inestabilidad política. Luego están las sequías, la falta de seguridad alimentaria y la falta de enseñanza. Muchos estudiantes tienen que pasar por esos retos debido a los antecedentes de donde vienen. Algunos de ellos están expuestos al abuso de drogas y al robo. Puedo decir que los docentes tenemos que luchar mucho, incluso la sociedad se tiene que unir para encontrar soluciones", señala Tabichi.

La metodología de enseñanza de Tabichi se basa en incorporar tecnología en el aula de clase, porque -según dice- ayuda a reinventar un sector que por años ha sido muy tradicional

"La tecnología es muy importante en la clase porque hace el aprendizaje muy interesante y los estudiantes son capaces de aprender lo qué pasa en diferentes partes del mundo. La tecnología hace que la enseñanza sea fácil, porque como maestros no debemos esforzarnos para dar mucha cátedra. En este siglo se deben utilizar los mejores métodos para enseñar e integrar la tecnología", agrega.

La tecnología hace que la enseñanza sea fácil, porque como maestros no debemos esforzarnos para dar mucha cátedra

En ese sentido, el docente (además es hermano franciscano) explica la metodología de clase que utiliza en su lugar de trabajo, la escuela secundaria Keriko Mixed Day, ubicada en Pwani, una aldea remota y semiárida del valle del Rift en Kenia (África).

"No se trata de una sola metodología, sino de varios procesos. El primero, responder a las necesidades de los estudiantes. Luego, seleccionar el mejor acercamiento para abordarlos, considerando los recursos de aprendizajes disponibles. Y también hay que integrar las TIC. Eso puede incluir la preparación de presentaciones, en la medida de lo posible con representaciones audiovisuales y animadas. Hay que buscar formas de hacerlos (estudiantes) pensar, hacerles preguntas y acertijos. Darles una tarea apropiada que los va a interesar en el proceso de aprendizaje", reflexiona.

Hay que buscar formas de hacerlos (estudiantes) pensar, hacerles preguntas y acertijos. Darles una tarea apropiada que los va a interesar en el proceso de aprendizaje

Asegura, de hecho, que en la actualidad se encuentra diseñando una prueba en línea que le permita a sus estudiantes evaluarse a sí mismos. 

"Hay herramientas ya diseñadas como las pruebas para medir el conocimiento de los estudiantes. Yo las uso. Cambio la frecuencia y los tipos de prueba que hago. Realizo evaluaciones semanales y mensuales para saber cómo están mis estudiantes y así readaptar mis iniciativas. Son pruebas cortas y de temas específicos", detalla Peter. 

Además, dice que la educación "ilumina y abre los ojos de las personas para saber quiénes son y entender la diversidad y sus contextos. Permite, entonces, apreciar sus diferencias, sus historias de vida y minimizar los conflictos. También permite a la gente ver las consecuencias que trae la guerra, por lo que la previene".

'Una persona que transforma a la comunidad'

Juan Sebastián Hoyos, vicerrector del colegio Gimnasio Moderno, explica cuál es la importancia de la visita de Peter Tabichi a Colombia.

"Es una figura inspiradora, que con muy pocos recursos, logró transformar una comunidad a través de grupos de ciencia y de paz. Pensemos en Colombia, en un momento en el que vivimos el posconflicto, la educación puede jugar un rol importante", argumenta Hoyos. 

Hoyos también rescata "la humildad y sencillez del profesor" africano. "Particularmente me llamó la atención sus planteamientos de vida. Él dice que los retos y las dificultades deben ser aprovechados para crecer y evolucionar. También habla mucho de trabajar en la autoestima de los estudiantes para mejorar sus procesos educativos", añade el académico.

EDUCACIÓN