Vida

El terraplanista Mike Hughes murió al estrellarse en su cohete casero

El terraplanista Mike Hughes murió al estrellarse en su cohete casero

Mike Hughes, un aventurero defensor de que la Tierra es plana, murió el sábado al precipitarse al suelo instantes después de que el cohete casero en el que viajaba fuera lanzado desde el desierto de California (EE.UU.), cuando rodaba un programa de televisión, informaron este domingo medios locales.

La escena iba a formar parte del programa "Homemade Astronauts" (astronautas caseros), que será estrenado este año en la cadena Science Channel, propiedad de la productora Discovery.

El fallecimiento de Hughes, un ingeniero autodidacta que se describía a sí mismo como el "mayor temerario del mundo" y recibía el apodo de "Mike el loco", fue grabado en vídeo, que captó cómo era disparado al cielo, al tiempo que un paracaídas verde se desprendía del proyectil e instantes después se precipitaba al suelo.

Según la web de Discovery, Hughes, de 64 años y defensor de que la Tierra es plana, había construido un cohete que funcionaba a vapor para ser lanzado a 5.000 pies de altura (1.524 metros), como "primer paso hacia metas más ambiciosas en la exploración espacial".

"Fue siempre su sueño hacer este lanzamiento, y el Science Channel estaba allí para documentar su viaje", dijo Discovery.

"Nuestros pensamientos y oraciones van con su familia y amigos en este momento difícil", lamentó la productora.

El objetivo a largo plazo de Hughes era desarrollar un proyectil que lo lanzara a 62 millas (casi 100 kilómetros) de altura, donde la atmósfera terrestre entra en contacto con el espacio exterior, indicó la productora.

En un comunicado la oficina del sheriff del condado de San Bernardino informó de que agentes atendieron el sábado por la tarde un accidente letal con un cohete junto a la autopista 247 en Barstow, en California.

Las autoridades no identificaron a Hughes en su nota y se limitaron a confirmar que hubo un muerto en este suceso, ocurrido en el desierto durante una operación de lanzamiento.

En 2018, Hughes logró de manera exitosa propulsarse con un cohete casero hasta los 1.875 pies (571,5 metros) de altura sobre el desierto de Mojave (California), aunque en esa ocasión no tuvo problemas para volver al suelo porque su paracaídas funcionó.