Vida

El labial, un aliado eterno de la seducción

El labial, un aliado eterno de la seducción

‘Hija, píntame la boca’, le pidió mi abuela a mi mamá casi en sus últimos minutos de lucidez, cuando estaba muriéndose acostada en su cama y rodeada de la familia”.

Ese momento, que permanece nítido en su memoria, lo relató la actriz y comediante Alejandra Azcárate en medio de un taller de maquillaje que dictó a un grupo de seguidoras.
“Eso me pareció hermoso porque es algo que va mucho más allá de la estética. No era un tema de vanidad de mi abuela sino de confirmar que desde la mente uno puede luchar contra la adversidad y buscar sentirse bien, incluso, en el lecho de muerte”, cuenta Azcárate, en su nueva faceta como embajadora de Blind, una cadena de tiendas de belleza de lujo.

La asociación que hace la actriz del pintalabios con las emociones y la autoestima también la han hecho otro tanto de mujeres tiempo atrás. Cleopatra, por ejemplo, mandaba triturar escarabajos para combinarlos con huevos de hormiga y escamas de pescado, y así obtener un tinte para resaltar su boca. Y a Marilyn Monroe se le atribuye que solía decir: ‘Cuando me quiero sentir arreglada sin esfuerzo, me pongo unas gafas negras y me pinto los labios rojos’.

El labial es una herramienta útil desde dónde se le mire, según los expertos en belleza. “Da luz a la cara, realza la feminidad y explora la sensualidad”, explica Carolina Vieira, maquilladora de Natura.
Según ella, este producto le da un toque de personalidad a un look sin necesidad de maquillar otra parte del rostro.

“El labial corta con tonalidades muy amarillas o muy rosas de nuestra piel, nos ayuda a redefinir la forma de nuestros labios y a brindarle equilibrio al maquillaje. Además, es símbolo de poder en la mujer”, apunta Milena Jiménez, maquilladora profesional, en colaboración con Mary Kay Colombia.

Con este cosmético hay firmas que refuerzan su compromiso de “promover la belleza real y libre de estereotipos. Que cada mujer pueda expresarse como quiera, sin necesidad de encajar en lo que está de moda”, dice Vieira, de Natura. En otras palabras, “que las tendencias sean inspiración, no mandato”, agrega.

Y para la muestra lo que dice Alejandra Azcárate de los labiales mate, tendencia de temporada: “En cuestión de maquillaje tengo una filosofía, y es que ¡lo mate, te mata!”, apunta sin cortapisas la actriz.

De eso se trata, que las mujeres no se dejen llevar por los dictados de la moda, sino que “vivan sus emociones, fortalezcan su propia identidad, pero también que tengan labios saludables”, agrega María Paula Uribe, maquilladora de Almay.

De moda la belleza audaz

Una postura que no es nueva, porque si hay un producto de maquillaje con el que se ha promovido el libre pensamiento, es el labial. Por su uso ha estado en el centro de enardecidas polémicas que terminaron en los estrados judiciales. El Parlamento británico aprobó una ley en 1770 que permitía juzgar como brujas a las mujeres que se maquillaran su boca de rojo.

Pero ha salido victorioso de diversas batallas, y la mujer de hoy, como la de ayer, lo ve como “una grandiosa herramienta con la que mostramos cómo somos y nos sentimos, porque revela nuestra seguridad y autoestima”, dice Natalia Roa, de SP PRO.

Para Natalia Peña, cosmetóloga de la firma Oriflame, esta postura es reflejo de “la belleza audaz, una declaración que nos reta a dejar a un lado la pena y abrazar a nuestra heroína interior, y nos muestra el empoderamiento femenino, tendencia que ha influenciado la moda, el cine y, ahora, el maquillaje”.

Y es cierto, por algo “pintarse la boca de rojo es una buena apuesta si se quiere pedir un aumento de sueldo”, apunta con humor Uribe. Su comentario delata la esencia de este producto que a comienzos del siglo XX simbolizó la lucha libertaria de las mujeres en Reino Unido y Estados Unidos. Muchas llevaban los labios de este color mientras defendían su derecho al voto.

Ahora cualquier color está a pedir de boca, lo importante es que la mujer se sienta empoderada. Almay, por ejemplo, lanzó una colección de labiales con sugestivos nombres, como una especie de mantras: Be Fearless (Sé valiente), Love Yourself (Ámate a ti misma) o Get Crazy (Enloquece).

Pero uno de los trucos infalibles para sacarle partido a la boca lo da la irreverente Azcárate: “Saber siempre para qué la van a usar. No la desperdicien ni cuando la abran ni cuando la cierren”.Flor Nadyne Millán - para @NadyneMillan