Vida

El famoso succionador de clítoris / Sexo con Esther

El famoso succionador de clítoris / Sexo con Esther

En cuestión de juguetes sexuales hay un invento que supera todas las expectativas. Y créanme que no tengo ninguna intención de promocionarlo porque, a decir verdad, este aparato se publicita solo.

Se trata, literalmente, de un succionador de clítoris que gracias a la tecnología, según sus creadores, reproduce de manera casi perfecta los estímulos que requiere este órgano de placer.

Aunque silenciosas, sus ventas han crecido desde el mismo momento en que apareció en el mercado, tanto así que hoy es uno de los productos estrella de las más grandes tiendas en línea. Y empieza a ser el centro de conversación en reuniones de mujeres de todas las edades.

De hecho, aunque diferentes, dicen algunas, este adminículo ha mandado a un rincón al prosaico consolador e incluso amenaza con pasar a un segundo tiempo a las parejas convencionales.

No quiero caer en especulaciones, pero quienes lo han usado coinciden que la combinación de succión, vibración, movimiento y fuerza variable garantiza orgasmos incluso en las más resistentes, además de permitir, sin mojigatería alguna, que las mujeres exploren y se conozcan en cuanto a sensaciones.

No sobra tampoco, con la licencia de ustedes, zanjar discusiones o por lo menos poner sobre el tapete otra vez el tema absurdo de los diferentes tipos de orgasmos, cuando en realidad se sabe que el órgano de placer femenino por antonomasia es el clítoris.

Ya sé que algunos lectores a este punto empiezan a hacer cruces y pensarán que este espacio se ha convertido en un renglón de publicidad barata. Pues no. La aparición de estos elementos forma parte de esa tendencia que vela por los derechos sexuales y reproductivos, específicamente de las mujeres. Y sin ambages: la defensa del placer legítimo de la mujer no tiene discusión.

Es tan claro el concepto que el desarrollo de materiales, microprocesadores que reproducen estímulos en un espectro amplio, además de formas, colores, tamaños y hasta precios, permite que muchos otros juguetes se pongan a disposición de cualquier persona. Y eso hay que agradecerlo.

Ahora, esto no quiere decir que sea un aparato exclusivamente femenino. Señores: es hora de entender que su papel en esto del placer compartido tiene que ser tan activo como para que estos conocimientos hagan parte de su agenda sobre el catre.

Así que a conocer este aparato y, de paso, enterarse más a fondo sobre la anatomía del orgasmo femenino, un área que infortunadamente muchos reprueban.

Hasta luego.

ESTHER BALAC