Vida

'El confinamiento contra la pandemia es una medida medieval'

'El confinamiento contra la pandemia es una medida medieval'

Como una medida adecuada para las pestes de la Edad Media, que hoy es muestra de la poca preparación y la falta de herramientas tecnológicas, calificó Édgar Varela, rector de la Universidad del Valle, el hecho que la cuarentena sea la principal arma de los países para enfrentar la pandemia por coronavirus.

En un artículo en la revista del Grupo Latinoamericano de Políticas Públicas, destaca, en todo caso, que “desde el confinamiento, la prioridad es la vida y no la libertad. Se restringe la libertad para garantizar el derecho a la vida”.

Varela, filósofo, PhD en administración de la Universidad de Montreal, cuenta con 25 años de experiencia en investigación en política pública, habló con .

¿Qué opina de la respuesta hasta ahora?

La respuesta ha sido fragmentaria, incluyendo el silencio inicial de los primeros médicos que atendieron el brote, la poca reacción del gobierno chino al no prohibir la movilidad aérea y la respuesta inadecuada de la OMS, que en enero dijo que no había evidencia del contagio entre humanos, cuando ahora sabemos que este el vector más importante de la enfermedad.

Parte del problema ha sido que la inversión en biomedicina ha estado dirigida a aspectos como la investigación genética, a la mejora de productos vegetales y animales con fines económicos, dejando de lado la investigación en patógenos humanos. Como no estábamos preparados, recurrimos a un mecanismo de la Edad Media.

¿Por qué no hubo opción?

El nivel de contagio de este virus no se puede comparar con los de otros virus causantes de epidemias, como el VIH, el ébola o el Sars. El transporte aéreo no se limitó a tiempo y fue muy difícil contener su circulación en un mundo tan globalizado. Uno podría justificar a los Estados porque estamos frente a una situación de una magnitud inédita. Es la primera vez que casi 200 países, de todos los continentes, se ven afectados en solo dos meses. Debieron tomarse medidas contundentes, como las que ya se implementaban a la hora de transportar por vía aérea material biológico animal y vegetal, pero aplicadas a los humanos.

¿Qué se debe hacer?

La dirección debe ser usar herramientas como el big data, aprovechando la georreferenciación que permiten los celulares, para seguir las cadenas de contacto y tener una trazabilidad de las comunidades que han sido afectadas y las que no. Países como Alemania y Corea del Sur lo han hecho, y han sido capaces de hacer mapas muy precisos de áreas de contagiados, para así liberar progresivamente el tránsito de personas. En Colombia hay 250 municipio con infecciones y alrededor de 200 sin ella; con esta información uno puede hacer estrategias para permitir la circulación de las personas.