Vida

El Agua, una prioridad para la Misión de Sabios

El Agua, una prioridad para la Misión de Sabios

Si hay un canal dinámico que conecta la cultura, la sociedad, la economía, la ciencia, la tecnología y el emprendimiento del país es el agua.

Colombia tiene más de 20’000.000 de hectáreas en ecosistemas acuáticos, cerca de 770.000 microcuencas y unas reservas significativas de este recurso a nivel freático y subterráneo, que nos ubican en el séptimo puesto a nivel mundial en disponibilidad de recursos hídricos y segundos en biodiversidad por kilométro cuadrado.


A todo esto hay que sumar el hecho de que el 44 por ciento de nuestro territorio está constituido por mares y océanos, que albergan los ecosistemas más productivos del mundo, como los manglares, los arrecifes de coral y los pastos marinos. Además, mantienen una conectividad permanente con el continente gracias a los aportes y desembocaduras de los principales ríos del país en el Caribe y Pacífico colombianos.

Tierra y mar en Colombia son un matrimonio indisoluble. El desarrollo nacional obligatoriamente seguirá pasando, como ha sido históricamente, por el agua, y no solamente promoviendo el cuidado de esta fuente vital, también reduciendo considerablemente la contaminación, evitando la deforestación de cuencas y previniendo los incendios forestales, también adelantando proyectos productivos alrededor de los recursos hidrobiológicos que pueden traer una mejor calidad de vida a los actores sociales regionales, si son incorporados, como debe ser, a los proyectos productivos, creativos e innovadores, llevados con profunda y clara responsabilidad ambiental.

En este momento se desarrolla la II Cumbre de la Misión Internacional de Sabios 2019 en Cartagena, con el propósito de acercar las misiones emblemáticas a empresarios, gremios e industriales del país.

No hay duda alguna de que el Estado, la academia y la empresa privada, complementándose y abrigando de forma dinámica y activa a la sociedad, pueden trazar el camino para crecer como una verdadera sociedad del conocimiento, donde la investigación básica, la aplicada y la apropiación social de ella, nos lleven a convertirnos en una nación con mayor equidad y calidad de vida.

En el agua y su biota hay una oportunidad única y privilegiada que nos diferencia del resto del planeta; no podemos perder la oportunidad de aprovecharla con verdadera conciencia y responsabilidad ambiental.

ANDRÉS FRANCO HERRERA
Director del Departamento de Ciencias Biológicas y Ambientales de Utadeo