Vida

Docentes, con los peores resultados en pruebas Saber

Docentes, con los peores resultados en pruebas Saber

Quienes estudian programas relacionados con licenciaturas y ciencias de educación, es decir, quienes se preparan para ser docentes, son los que obtienen los resultados más bajos a nivel global en las pruebas Saber Pro. De igual manera, quienes ingresan a estudiar estas carreras también son quienes presentan más bajo nivel en las pruebas Saber 11.

(Lea también: Estas son las fechas de las pruebas Saber 11 calendario B)

Así quedó evidenciado en un reciente informe del Laboratorio de Economía de la Educación de la Universidad Javeriana (LEE), el cual recopiló los resultados en las pruebas de estado. De acuerdo con expertos consultados por , estos datos mostrarían que uno de los principales problemas del sistema educativo estaría relacionado con el proceso de formación de los maestros.

En las pruebas Saber Pro de 2019, las últimas realizadas por el Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación (Icfes), los alumnos de carreras pertenecientes a ciencias de la educación sacaron un puntaje global de 138 sobre 300 posibles, nueve puntos por debajo del promedio nacional que fue de 147.

(Lea también: Icetex abre convocatoria de becas para estudiar en Suiza)

De acuerdo con la investigación, “aunque estas pruebas no miden todas las habilidades que un profesional debe tener, sí están altamente relacionadas con los conocimientos del estudiante y sus alcances académicos”.

El LEE también encontró que en dos de las competencias genéricas que miden las pruebas (razonamiento cuantitativo y lectura crítica) los programas de educación también fueron los que obtuvieron puntajes más bajos.

Pero, señala Gloria Bernal Nisperuza, codirectora del laboratorio, este problema vendría desde el ingreso a la educación superior. “Es parte de la realidad del país que quienes están ingresando actualmente a programas de licenciatura tienen en promedio menor desempeño académicos comparado con quienes ingresan a otros programas”, aseguró.

(Lea también: ¿En qué va el regreso a clases presenciales en las universidades?

Concretamente, el LEE logró relacionar los resultados de las pruebas Saber Pro del 73 por ciento de las personas que las presentaron en el 2019 con sus previos resultados de las pruebas Saber 11, cuando aún estaban en el colegio.

Con esto se encontró que quienes entraron a estudiar licenciaturas presentaron el desempeño menos sobresaliente en su etapa previa a ingresar a la universidad. A manera de ejemplo, en la competencia de matemáticas, el 55 por ciento tuvo calificaciones bajas o muy bajas. En lenguaje este número fue del 52 por ciento. Esto contrasta con carreras como ingenierías o ciencias naturales, las cuales obtuvieron los mejores puntajes.

¿Problemas de calidad?

Expertos consultados por este diario expresaron que se deben evaluar de manera detallada los alcances que esta situación pueda tener en la calidad de la educación.

Para Ricardo Álvarez, experto en pedagogía, el estudio expone falencias en la formación de los docentes, lo cual puede afectar a sus futuros estudiantes y, por ende, a todo el sistema educativo.

“Nos muestran dos cosas: primero, que los mejores estudiantes no son los que se forman como docentes. Segundo, y más preocupante, que podría haber una baja calidad en la formación de los profesionales de la educación. El impacto resultante en el sector sería gravísimo, porque se crea un círculo vicioso en el que los profesores no son los mejor calificados y sus alumnos arrastran con ello”, aseguró.

(Lea también: ¿Cómo son los protocolos de bioseguridad para el regreso a clases?)

Sin embargo, para Henry Fajardo, analista en temas de educación, los datos expuestos anteriormente no son un reflejo exacto del nivel de los docentes en Colombia, aunque sí es un aspecto a tener en cuenta en futuras políticas públicas:

“Las pruebas Saber no son garantía de la calidad de los profesionales, y de hecho no pueden medir del todo capacidades propias de la docencia. Es cierto también que habrá personas con excelentes resultados y mal desempeño en lo laboral y viceversa. Sin embargo, sí debería ser una prioridad e incluso una consecuencia lógica que quienes enseñan sean los mejores académicamente”.

Pese a eso, para Bernal, codirectora del LEE, los resultados de la investigación sí expresan una realidad por la que atraviesa el país. Sin embargo, sostiene que se trata de un problema conjunto en el que no solo influye el desempeño académico de los docentes sino también su formación, las políticas públicas, recursos, estándares e incentivos:

(Lea también: Las mejores universidades de Colombia y el mundo, según el ranking THE)

“Parte del éxito educativo de otros países son los altos estándares que tienen para elegir a sus docentes (además de los altos recursos que destinan para formarlos). La esencia del éxito debe ser implementar incentivos para que muchos de los mejores bachilleres opten cada vez más por carreras que forman a los docentes, y no cada vez menos como está pasando en el país”.

“Es un hecho ineludible que la mejor formación de profesores, garantiza una mejor educación”, puntualizó Bernal.

REDACCIÓN EDUCACIÓN