Vida

Decreto sobre pilotos de fracking en el país abre debate

Decreto sobre pilotos de fracking en el país abre debate

Luego de que se conociera el decreto para los proyectos pilotos de fracking en el país,
el cual exige de primera mano una licencia ambiental como requisito indispensable para su realización, el tema se puso nuevamente en el centro del debate.

El colectivo Colombia Libre de Fracking indicó que el decreto firmado por el Ministerio de Minas, en donde también se establecen los mecanismos de control para este medida, es cuestionable.

El colectivo señala que el documento emitido por el Gobierno genera serias dudas respecto a los mecanismos de participación, y que además no cumpliría con las exigencias establecidas por el Consejo de Estado para este tipo de proyectos.

El Ministerio de Minas aseguró este martes que este proceso se realizará bajo la más estricta vigilancia y control, basados en experimentos de naturaleza científica y técnica.

Aún así, David Uribe, de Colombia libre de Fracking, asegura que este decreto sería “prácticamente una reproducción del segundo borrador, al cual se le hicieron sugerencias. No atendieron ninguna de nuestras recomendaciones y críticas en temas tan sensibles como la participación de las comunidades”.

(Le puede interesar: Todo piloto de 'fracking' deberá tener licencia ambiental)

Según el colectivo, uno de los temas más sensibles es en quién recae la decisión final para aprobar los pilotos. Uribe señala que se tendrá un comité para evaluar la viabilidad de los proyectos, el cual cuenta con siete integrantes, de los cuales cuatro hacen parte del Gobierno:

“Esto es preocupante si tenemos en cuenta que el Gobierno ya ha mostrado varias veces su posición a favor del fracking, por lo cual podríamos decir que la balanza ya se encuentra inclinada”.

Otro tema que preocupa a los críticos es que no se estaría cumpliendo con los requisitos establecidos por el Consejo de Estado en materia de licencia social, información de línea base, fortalecimiento institucional, etc.

(Además: Así se implementarían los pilotos de ‘fracking’)

De acuerdo con Uribe, en el documento se establecen mecanismos de participación “poco relevantes durante el proceso. No se está cumpliendo con la licencia social. Básicamente hay etapas de diálogo y consulta que se van a realizar después de que se dé el permiso a una empresa para hacer la exploración de yacimientos no convencionales, y no antes como debería ser”.

En la medida presentada por el Gobierno se establece como requisito indispensable la licencia ambiental antes de que se ejecute alguno de estos pilotos, el cual debe ser tramitado por medio de una solicitud ante la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

El Ministerio de Minas explicó que los proyectos deben pasar por un trámite de evaluación en un comité que estará conformado por el ministro de Hacienda y Crédito Público o su delegado, el ministro de Salud y Protección Social o su delegado, el ministro de Minas y Energía o su delegado, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible o su delegado y un representante experto en temas ambientales vinculado a una universidad acreditada.

Además, se determina que cada una de estas actividades deberá realizarse como experimentos científicos y deberá contar con la aprobación de un comité que incluye a un representante del Ministerio de Hacienda, Ministerio de Salud, el Ministerio de Minas, el Ministro de Ambiente, la academia, un experto en hidrocarburos y un experto en temas ambientales.

Uno de los puntos adicionales es que el comité evaluador tendrá el máximo de independencia, para lo cual se incluyó, además de la academia, la evaluación de un representante experto en temas de hidrocarburos vinculado a la academia o un cuerpo técnico consultivo del Gobierno Nacional y un representante de las asociaciones, corporaciones y organizaciones nacionales de la sociedad civil.

Según indicó el Minminas, el decreto recoge las ideas de ciudadanos que se plantearon en la etapa de comentarios, con más 600 participantes.

Las posibles consecuencias ambientales

Para Uribe, la manera en que se están realizando los lineamientos para los pilotos de fracking traería graves consecuencias en el medio ambiente: “Científicamente los verdaderos efectos empiezan a verse unos diez años después de la exploración. Sin embargo, lo que se pretende aquí es evaluar la situación unos tres años después, tiempo en el que no se podrá ver el verdadero impacto”.

Y añadió: “A esto se suma la magnitud de estos proyectos piloto. Una cosa es que se hagan cinco o diez perforaciones, pero solo en el Magdalena Medio esperan hacer más de 1.200”.

MEDIO AMBIENTE