Vida

¿Cómo le fue al Icfes en sus primeras pruebas de estado electrónicas?

¿Cómo le fue al Icfes en sus primeras pruebas de estado electrónicas?

El pasado fin de semana se llevaron a cabo las pruebas Saber TyT de manera electrónica, las primeras pruebas de estado que el Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación (Icfes) realizó bajo esta modalidad.

Ante la situación sanitaria que atraviesa el país, la entidad decidió apostarle a las herramientas tecnológicas para que los estudiantes de carreras técnicas y tecnológicas pudieran presentar la prueba que es requisito de grado.

(Lea también: Pilotos para regreso a clase empezarán en septiembre)

Sin embargo, el pasado 1 de agosto, cuando se tenía prevista la aplicación de la evaluación, problemas técnicos obligaron a aplazar el examen para los pasados 22 y 23 de agosto.

Tras esta contingencia, Mónica Ospina Londoño, directora del Icfes, explicó a las razones de estas fallas y cómo se superaron. También respondió a una de las grandes dudas frente a la aplicación de pruebas electrónicas: ¿Cómo garantizar la seguridad y confiabilidad de las pruebas sin que haya trampa en unas pruebas que se realizaron desde casa?

(Lea también: Matrícula cero: estos son los descuentos en las universidades públicas)

¿Por qué se consideró que la mejor opción era hacer las pruebas de manera electrónica?

Cuando los estudiantes se inscribieron a la prueba, lo hicieron para presentarla presencialmente, porque la convocatoria se abrió antes de toda esta situación de la pandemia. Al darnos cuenta que no era posible hacerlo de esta forma, el Icfes ofreció una alternativa a los estudiantes para que pudieran hacer la prueba de manera electrónica.

Contactamos a los estudiantes y preguntamos quiénes podían hacerla desde casa. Eso requería tener un computador con ciertas especificaciones, así como conectividad. Aproximadamente 72 mil estudiantes cumplían con las condiciones para hacerlo de esta forma.

A quienes no lo podían hacer, se les ofreció hacerlo de manera electrónica pero en sitio, siempre y cuando las condiciones lo permitieran. Estas no se pudieron hacer.

(Lea también: Conozca cómo inscribirse al Concurso Nacional de Escritura)

Es importante resaltar que lo que el Icfes logra con estas pruebas es pasar de un escenario en que no era posible llevar a cabo la prueba a que las personas pudieran hacerlo sin arriesgar sus vidas y ponerlos en riesgo en términos de salud.

¿Qué pasó con los problemas técnicos de la primera jornada?

El primero de agosto el principal problema que tuvimos fue por la infraestructura en la que se realizaba la evaluación así como la vigilancia de la prueba. Por el alto volumen de personas que teníamos, se presentó un error. Se fortaleció la plataforma para que no se presentaran nuevos problemas"

¿Cómo se trabajó para superar la contingencia?

Aquí hicimos dos cosas. Primero, a quienes iban a presentarla en casa, pero no pudieron hacerlo por las fallas, se les permitió presentarlas este fin de semana que acaba de pasar.

Quienes iban a presentarlo en sitio, se les ofreció que, si les era posible conseguir computador y conectividad para hacer la prueba, desarrollarla desde casa para que no tuvieran que aplazarla.

El resto de los estudiantes lo harán el 14 y 15 de noviembre de manera electrónica. Se dará igualmente la opción de hacerla en casa o en sitio para quienes no tienen facilidad de un equipo.

(Lea también: 

Esta nueva fecha es la misma en la que se tienen programadas las pruebas Saber TyT y Saber Pro del segundo semestre de este año y cualquier medida está sujeta a ser revisada dependiendo el avance de la pandemia.

Se cuestionó la seguridad y confiabilidad de estas pruebas. ¿Cómo evitar trampas?

Estas pruebas electrónicas contaron con un software de vigilancia con el fin de evitar cualquier trampa. Cuenta con inteligencia artificial y un sistema de identificación barométrica en el que se compara la imagen de la cédula con la de la persona que presenta el examen. Por eso también un requisito técnico para la prueba en casa era tener cámara web.

Además tuvimos monitores, como ocurre en las pruebas presenciales, quienes tenían a cargo un curso para reforzar la vigilancia.

También queremos resaltar el compromiso de los estudiantes. Este era un proceso nuevo, que no era fácil. Aunque se presentaron casos puntuales de mal comportamiento, la mayor cantidad de los estudiantes mostraron paciencia y responsabilidad.

¿Se identificó alguna ventaja de la modalidad electrónica?

Además de las razones de salud pública, la ventaja de hacerlo de manera electrónica es que podemos sacar los certificados muy rápidamente. Además los resultados pueden obtenerse en menor tiempo que en la modalidad tradicional de papel y lápiz.

(Lea también: Convocan gran movilización contra violencia hacia jóvenes y menores)

¿Fueron necesarios recursos adicionales en este proceso?

Tenemos unos recursos asignados desde principio de año para hacer todas las contrataciones para la realización de las pruebas Saber. El valor económico que implicó esta modalidad electrónica fue muy similar, incluso un poco menor, a cuando se realiza presencialmente.

Lo que se hizo fue usar esos dineros para toda esta nueva logística, incluyendo el tema de los monitores, que se conectaron para cumplir sus funciones de manera electrónica.

REDACCIÓN EDUCACIÓN - @EducacionET