Vida

Colombia logró que 200.000 niños venezolanos tengan acceso a educación

Colombia logró que 200.000 niños venezolanos tengan acceso a educación

Hoy, la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (Orealc/Unesco- Santiago) dio a conocer que de 460.000 menores de 18 años con necesidades escolares de origen venezolano que se encuentran en Colombia, más de 198.000 ya están inscritos en el sistema educativo, la mayoría en educación primaria y secundaria (79%), sin embargo, alrededor de 260.000 aún continúan fuera de él.

Este reporte focalizado en Colombia, aborda los principales desafíos y acciones  educativas al flujo migratorio mixto de 1.400.000 de venezolanos al país hasta junio de 2019.  Ya que este arribo masivo desde Venezuela, significó para Colombia en un enorme reto, pues el sistema educativo no estaba preparado tanto en capacidad como en gestión. 

Le puede interesar: Condiciones extremas que enfrentan 346 niños para ver clases en línea

Pese a esto, el informe titulado “El derecho a la educación bajo presión: Principales desafíos y acciones transformadoras en la respuesta educativa al flujo migratorio mixto de población venezolana en Colombia”  muestra que los esfuerzos que hizo el país en términos de ampliación de la matrícula, la creación de mecanismos especiales y la flexibilización de los requisitos de ingreso, ayudaron a que una población que no había tenido oportunidad de ingresar a una institución educativa, lo pudiera hacer.

Si bien, la tasa de alfabetización de esta población es menor que la del flujo anterior (91,4 % en 2012-2015 y 86 % en 2016-2017) y relativamente menor que la de la población nacional (92 %), según el informe, esta es una población muy joven cuyo acceso a oportunidades de educación y aprendizaje a lo largo de la vida permitiría el desarrollo de su potencial para contribuir a las comunidades a las que se integran.

No obstante, el informe destaca que, aunque se dio un avance con la eliminación de requisitos de documentación legal para el ingreso en la escuela pública, aún hay la ausencia de guías, orientaciones y planes operativos para los niños y jóvenes venezolanos.

Dificultades

Entre las dificultades a las que se tienen que enfrentar estudiantes, rectores y docentes,  es a la falta infraestructura, situaciones de hacinamiento en Cúcuta y Arauca y falta de equipamiento y servicios básicos de agua en Arauca, La Guajira, Nariño y Norte de Santander.

Asimismo, se registran dificultades administrativas en la expansión de la planta docente, falta de personal en municipios del interior, limitaciones para que docentes venezolanos puedan ejercer su profesión y limitadas oportunidades de formación continua.

Para el caso de las familias venezolanas, las dificultades a la hora de ingresar los niños y jóvenes al colegio se deben a la falta de presupuesto para comprar los uniformes y útiles escolares e incluso para tener un medio de transporte.

"Esas dificultades son mayores  en La Guajira, Arauca y Norte de Santander, en donde las personas refugiadas tiene dos veces más probabilidad de estar desempleadas y más de la mitad vive en situación de pobreza", dice el informe.

Sin título no hay trabajo

Un tema crítico es en el reconocimiento de grados, títulos y saberes. Aquí se han identificado casos de niños y niñas que asisten a la escuela solo como participantes sin posibilidad de certificar sus grados por falta de documentación.

Algo que también es preocupante a nivel post-secundario, una encuesta en Bogotá, Barranquilla, Medellín, Cúcuta y Cali mostró que el 89 % de quienes no ejercen su profesión señala que es porque no cuenta con permisos para hacerlo. Destaca también la ausencia de marcos o mecanismos de reconocimiento, validación y acreditación de aprendizajes no formales e informales.

Educación en tiempos de la covid-19

El cierre de instituciones educativas para detener la propagación de la  covid-19 ha impactado a todos los sistemas educativos de la región y provocado enormes desafíos con la población que transita entre Venezuela y Colombia.

La UNESCO puntualiza en contar con información que caracterice las necesidades educativas de estos grupos vulnerables y marginados,  lo cual es fundamental para responder adecuadamente a la situación actual de emergencia.

De acuerdo con Claudia Uribe, directora de la oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago), “en un contexto donde los ministerios de Educación ya venían enfrentando el reto de brindar el servicio educativo a la población en situación de movilidad, se suma el nuevo desafío sin precedentes del Covid-19. En estas circunstancias extraordinarias, tener información disponible que permita direccionar respuestas educativas hacia las poblaciones más vulnerables y marginadas se hace aún más fundamental. Esperamos que este reporte, que contó con la revisión de múltiples socios a nivel nacional, sea una contribución en este sentido”.

Este informe nacional, es el primero de una serie que abarcará a Perú, Chile y Ecuador, es un aporte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Redacción Vida de hoy