Vida

A Bismark lo recordarán por su voz

A Bismark lo recordarán por su voz
Ayer fue su funeral. Era un locutor de Manizales.

MANIZALES

Amparo Mendieta Ocampo acompañó a su esposo, Bismark Osorio Bahamón, hasta el final de sus días. Ayer mientras miraba el féretro del locutor expresó que en febrero cumpliría 63 años. Recordó que lo alagaban por su voz y que por ello terminó trabajando en radio.

Sus inicios fueron en Radio Cóndor para luego mudarse a Todelar y trabajar de la mano de Javier Giraldo Neira. "El leía muy bien las noticias, pero donde se hizo reconocido fue en Ondas del Nevado por Extraimpactos viejitos, un programa dedicado a la música romántica", anotó Mendieta.

A esa lista de emisoras se suman RCN y Caracol para después dejar los micrófonos y dedicarse a otras actividades, especialmente al esoterismo. De la unión con Amparo nació Alexánder, quién actualmente labora en Barranquilla y no pudo estar ayer en el entierro de su padre.

"Debido al trago tuvo una crisis. Nos separamos un tiempo, pero volvimos a estar juntos desde hacía siete años. Estaba enfermo y me dediqué a brindarle una mejor calidad de vida, pero a causa de una cirrosis hepática sus extremidades quedaron débiles y se le dificultaba caminar y el lunes falleció en el hospital", dijo.

Rogelio Cruz Mejía trabajó con Bismark en Caracol. Según él, su compañero se destacó por su responsabilidad, la buena dicción a la hora de leer noticias y por corregir al aire a sus colegas cuándo cometían errores.