Tecnología

¿Sabía que 30% de exempleados siguen con acceso a datos de la empresa?

¿Sabía que 30% de exempleados siguen con acceso a datos de la empresa?

Las empresas se están exponiendo a la pérdida de sus datos, pues según encontró el estudio “Eliminando el desorden digital en los negocios” de la firma de ciberseguridad Kaspersky Lab, una tercera parte de los extrabajadores todavía tiene acceso a los archivos y documentos de un empleador previo.

La investigación advierte que los exempleados pueden usar esa información para sus propios fines, como en un nuevo lugar de trabajo, o pueden, incluso, llegar a eliminarlos o dañarlos, lo que se traduce en la pérdida de información valiosa y confidencial.

Frente a esto, Kaspersky Lab señala la importancia de bloquear los datos y los accesos en línea para quienes hayan salido de la empresa, pues no hacerlo podría representar una desventaja o una amenaza para su seguridad.

“El riesgo de acceso no autorizado a los archivos de trabajo podría provenir de la parte más obvia: los empleados que ya no están en una empresa, pero que no han sido desconectados del servicio de correo electrónico corporativo, la aplicación de mensajería o los documentos de Google”, indica la firma de ciberseguridad en un comunicado, aludiendo a información como propiedad intelectual, secretos comerciales u otros datos protegidos o confidenciales.

La investigación encontró que el 58 por ciento de los empleados utiliza el mismo dispositivo para el trabajo y el uso personal, lo que puede aumentar el desorden digital con la duplicación o la confusión de documentos y explica al 57 por ciento que indicó en la encuesta que se le dificulta encontrar un archivo durante su trabajo.

Así mismo, el estudio reveló que el 72 por ciento de los encuestados admitió trabajar con documentos que contienen diferentes tipos de datos confidenciales. “Si no se controlan, podrían ser utilizados por ciberdelincuentes o competidores para su propio beneficio”, argumenta Kaspersky Lab y agrega que ese desorden digital puede también terminar en penalidades y demandas legales como resultado de la violación de un acuerdo de confidencialidad o de una ley de protección de datos.

Si no se controlan, podrían ser utilizados por ciberdelincuentes o competidores para su propio beneficio

REDACCIÓN TECNÓSFERA