Tecnología

Por primera vez en Colombia, implantan marcapaso en un felino

Por primera vez en Colombia, implantan marcapaso en un felino
Los felinos domésticos de la raza Maine Coon pueden sufrir problemas del corazón, este es el caso de Romeo, un gato de 9 años que empezó a sufrir desmayos esporádicos.

COLPRENSA COLOMBIANO

Los felinos domésticos de la raza Maine Coon pueden sufrir problemas del corazón, este es el caso de Romeo, un gato de 9 años que empezó a sufrir  desmayos esporádicos. Luis Andrés Vélez, cirujano cardiovascular, explica que “son cardiomiopatías hipertróficas, por eso se han estudiado varios gatos de esta raza y se han llegado a ciertos diagnósticos”. Vélez  hace parte del equipo de salud humana y animal que operó a Romeo y le implantó un marcapasos, el primero que se le inserta a un felino en Colombia, según el Centro de Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES.

María Adelaida Mejía,  cardióloga veterinaria que participó en el caso venía tratando a Romeo. “El estudio que tenía la doctora Mejía, antes de tantear lo del marcapasos era un estudio muy bueno, veíamos las imágenes ecocardiográficas y sabíamos cómo estaba el corazón. Se definió que ese bloqueo se debía resolver así”. manifestó Vélez

La cirugía se realizó con  varios profesionales estudiosos del tema “lo que se le puso fue un marcapasos epicárdico. Son unos dispositivos que se conectan en el corazón y van a una pila, un computador que controla el ritmo del corazón, la frecuencia cardiaca, y eso hace que la persona, en este caso el gato, no sufra desmayos y tampoco bloqueos en su corazón”.

Usaron  una pila, la más pequeña que encontraron, y un cable especial, “los que se ubican directamente al corazón, digamos que eso tiene un tamaño estándar. Con Romeo nos acomodamos a lo que la industria tiene. En los humanos se pone a través de un cateterismo, que en este caso no aplicaba. Había que estudiar mucho y la literatura es poca en realidad porque en Colombia no se había puesto ningún marcapasos en un felino. Definimos en grupo que la mejor estrategia era ponerlo directamente, bajo anestesia general, abriendo el tórax del gato, para llegar  a su corazón y ponerle el marcapasos”. contó el profesional.

En la intervención quirúrgica, que se realizó en la Clínica Veterinaria CES, participaron especialistas en salud humana como un anestesiólogo, dos cardiólogos electrofisiólogos (especializados en el ritmo del corazón) y el cirujano cardiovascular. Los especialistas en salud animal eran un cirujano veterinario con experiencia en felinos, un anestesiólogo veterinario y la cardióloga veterinaria.

Romeo respondió muy bien a la operación, al posquirúrgico y a la recuperación.