Tecnología

Niños de Chocó representan al país en mundial de robótica en China

Niños de Chocó representan al país en mundial de robótica en China

Provenir de una región con uno de los índices de pobreza más altos del país más que un obstáculo fue la mayor motivación para 15 niños de Chocó que están representando a Colombia en el RoboRave International China 2019.

El grupo clasificó al mundial de robótica tras ocupar el tercer puesto en el RoboRave Colombia 2018. El evento convoca a la comunidad tecnológica internacional para promover la apropiación de las habilidades STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) mediante herramientas como la robótica educativa, donde se tratan temas como la programación computacional, la electrónica y la mecánica.

En el certamen, que termina mañana en Conghua (China), el grupo de jóvenes llevó tres robots autónomos a los que bautizaron como Atrato, San Juan y Baudó en honor a los ríos de su departamento.

El prototipo emula máquinas que llevan objetos de un lugar a otro de manera autónoma, como las de la industria automotriz, e integran código programado por los menores para tomar decisiones utilizando inteligencia artificial.

via GIPHY

Los robots deben atravesar distintos obstáculos en una pista y depositar unas pelotas de colores. Durante el recorrido deben identificar y seguir, gracias a sensores infrarrojos, una línea negra en el piso.

La pista tiene intersecciones y obstáculos que intentan confundir a los sensores

“La pista tiene intersecciones y obstáculos que intentan confundir a los sensores. Gracias a la programación y a su código, el robot toma el camino correcto y avanza hasta el contenedor para depositar las piezas”, explicó Jimmy García, fundador de la Escuela de Robótica del Chocó y mentor de los pequeños en el mundo tecnológico.

Las máquinas están dotadas de baterías inteligentes, piezas elaboradas en impresoras 3D y diseños a la medida elaborados de acuerdo a las necesidades que requería el equipo.

El camino no fue fácil

Pese a haber asegurado su cupo en el mundial desde el año pasado, la participación de los jóvenes hace tres meses aún estaba en vilo, pues después de haber tocado puertas gubernamentales y privadas, no habían logrado reunir los 150 millones de pesos que necesitaban para costear el viaje.

"Ya habíamos agotado casi todos los recursos. Sin embargo, el Embajador de China en Colombia vio una nota sobre nosotros publicada en ELTIEMPO.COM, y decidió apoyarnos con todos los gastos", dijo García.  

Pero el de pagar el viaje dista de ser el primer reto al que haya debido enfrentar García con su escuela. “Cuando volví a Quibdó hace tres años tuve que convencer a los chicos de que la tecnología es un medio para transformar su realidad y plantear soluciones de su entorno”, explicó.

Los entes gubernamentales me dieron la espalda

En 2016, cuando tenía su futuro prácticamente definido en Medellín, en donde trabajaba como docente de robótica, García notó que en las competencias a las que asistían sus estudiantes no habían delegaciones del Chocó y por eso confiesa que le entró “un afán” de regresarse a su tierra natal para articular con los entes encargados de la educación un proyecto similar con esa población. Al llegar, sin embargo, se halló con que le dieron la espalda.“Decidí entonces abrir la escuela como ONG. Ya son tres años en los que hemos formado cerca de mil jóvenes en más de 10 municipios del Chocó”, agregó.

Con el 30 por ciento del dinero que se recauda de las mensualidades de los jóvenes que tienen la posibilidad de pagar, la escuela beca a quienes no tienen los recursos económicos para hacerlo. A su vez tienen el apoyo de las agencias de cooperación internacional con las que trabaja en proyectos que ejecutan en el territorio chocoano.

Estudiantes de chocó

El proyecto tomó alrededor de dos meses, tiempo en el cual los 15 menores hicieron desde su diseño hasta su construcción final.

Una cuestión humana

Los niños y adolescentes que integran la Escuela de Robótica del Chocó trabajan constantemente en proyectos para mejorar las condiciones de vida de los habitantes y del medio ambiente.

Por esto, han creado ‘Basureros inteligentes’, un sistema que fortalece las buenas prácticas de disposición de residuos. En este, las personas deben seleccionar en una pantalla táctil el tipo de residuo que quiere depositar y solo se abre la caneca que corresponde. “Estos basureros están conectados remotamente con cooperativas de recicladores, de manera que cuando la caneca esté llena envíe una alerta para que sea desocupada”, dijo García.

Otros proyectos que desarrollan actualmente son sistemas de alerta temprana para avisar a la comunidad cuando los ríos están creciendo, y una aplicación que reporta focos de basura con el fin de que las autoridades tengan herramientas para tomar acciones.

Con su participación en el mundial de robótica, los 15 jóvenes quieren que sus propios coterráneos se sientan representados por personas que, como ellos, tienen límites en los recursos económicos pero no en sus sueños.

LAURA CAMILA PINILLA @LauraCamilaPin