Tecnología

La broma que bloquea cuentas de Whatsapp en Latinoamérica

La broma que bloquea cuentas de Whatsapp en Latinoamérica

Tan solo se necesita un cambio en el nombre de un grupo de WhatsApp para que a todos sus miembros les sea denegado el acceso a la aplicación.

Desde hace dos días, usuarios de Twitter vienen reportando la suspensión de sus cuentas en el popular servicio de mensajería debido a una broma que se ha extendido por varios países de Latinoamérica. Consiste en cambiar el nombre de un grupo de chat por el término en inglés 'child porn' (que se traduce al español como pornografía infantil), lo cual hará que las cuentas de los pertenecientes al grupo sean reportadas y posteriormente bloqueadas.

Varios medios españoles, chilenos y argentinos han reportado la aparición de casos de personas afectadas por el 'chiste'. Dice 'El País', de España, que en un grupo creado por una discoteca española para manejar sus relaciones públicas, uno de los miembros decidió cambiar el título y causó el bloqueo de aproximadamente 200 cuentas de WhatsApp. La broma incluso ha llegado a colegios en varias ciudades de Argentina, según 'La Nación'.

Al ser bloqueados, los usuarios reciben el siguiente mensaje: "Tu actividad violó nuestras condiciones del servicio. Ten en cuenta que nosotros podemos suspender una cuenta si sospechamos que su actividad está violando nuestras condiciones".

¿Por qué funciona esta broma?

Facebook, compañía propietaria de WhatsApp, ha venido trabajando en el endurecimiento de las medidas para bloquear a usuarios que compartan material en el que se abuse sexualmente de menores de edad. Esta política se tomó luego de que dos organizaciones no gubernamentales israelíes rastrearon y denunciaron varios de estos casos.

Facebook respondió con el bloqueo de más de 130 mil usuarios de la aplicación de mensajería, según reportó el 'Financial Times'.

La medida de la empresa para atajar el problema ha sido el de bloquear a los usuarios con base en la información que sí pueden saber, como los nombres de las cuentas y los grupos de conversación

Sin embargo, WhatsApp no tiene acceso a las conversaciones privadas de las personas o al material digital que se envíe mediante su plataforma. Esto solo es posible mediante el cifrado, un protocolo matemático de seguridad que hace más difícil el acceso de un tercero a la información mediante el el uso de llaves y códigos.

Cifrar los datos permite que los usuarios puedan mantener la privacidad de sus mensajes, pero también se puede utilizar como un método para difundir material prohibido.

Por esto, la medida de la empresa para atajar el problema ha sido el de bloquear a los usuarios con base en la información que sí pueden saber, como los nombres de las cuentas y los grupos de conversación.

WhatsApp también ha detectado el uso de términos abreviados o con errores intencionales de ortografía para titular los grupos en los que se comparte material ilegal. Según 'El País', este enfoque ha llevado a que la compañía bloqueara 250 mil cuentas cada mes en el último trimestre. Todavía no se sabe cuántas de estas fueron suspendidas a raíz de la broma o de un verdadero mal uso del servicio.